28 de December de 2011 00:03

El consumo dinamizó a los bancos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Para el sistema financiero nacional, el 2011 es otro año de ‘vacas gordas’. La actividad financiera hasta noviembre creció respecto al mismo período del 2010, tanto en utilidades como en captaciones y créditos concedidos.

Esta expansión, según el gerente general de Mutualista Pichincha, Mario Burbano de Lara, obedece principalmente a que en este año ha existido mucha liquidez en la economía y eso también se ha reflejado en la mayor cantidad de depósitos captados y de créditos otorgados. “Y para el 2012 prevemos que la situación se repetirá y tendremos también un año con bastante solidez”.

En efecto, según el reporte de la Superintendencia de Bancos de noviembre pasado, los bancos privados del país obtuvieron un 50,7% más de utilidades respecto al año pasado, hasta llegar a sumar USD 348,6 millones.

El presidente Adjunto del Banco Pichincha, Antonio Acosta, en su comentario para el Buró de Análisis Informativo, calificó al 2011 como un año positivo. “El sistema financiero es cada vez más eficiente, pues con menores márgenes pudo seguir expandiendo su operación y eso explica en parte el crecimiento logrado”.

Este año, las autoridades pusieron en marcha una serie de regulaciones que limitaron el cobro de varios servicios financieros. Y, pese a ello, las entidades financieras han logrado tener uno de los mejores años de la última década.

El ex ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, explica que el resultado positivo de la banca está apegado a la “abundancia de liquidez en la economía, nutrida por mayor gasto público, precios altos del petróleo, mayor número de empleos públicos, entre otros. Y esa gran cantidad de dinero empuja a sectores como la banca, la construcción y el comercio vía importaciones”.

Para Ricardo Cuesta, presidente del Directorio de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador, las captaciones hasta noviembre fueron superiores a las del 2010 en USD 2 050 millones, hasta llegar a USD 17 304 millones, superando lo obtenido en el 2008,uno de los mejores años del sector.

Sin embargo, Cuesta reflexiona en el hecho de que las captaciones se redujeron el último mes, debido a los efectos del aumento del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), del 2 al 5%, que está vigente desde el 24 de noviembre.

En todo caso, la mayor cantidad de dinero se ha visto reflejada en un aumento de los créditos a los clientes, llegando hasta los USD 14 452 millones, es decir USD 2 698 millones más que lo registrado en el año pasado.

Y, dado que la demanda de créditos explica de alguna manera el comportamiento de los ecuatorianos dentro de las actividades productivas, se puede ver que de un año a otro, los préstamos de consumo crecieron en 1 866 millones, hasta los USD 4 964 millones. Eso representó el 70% del aumento de la cartera total de las entidades financieras.

El asesor financiero Juan Pablo Herrera señala que esas cifras solo demuestran lo que está sucediendo en la economía. “Más gente comprando. Más gente que destina sus recursos a comprar bienes y servicios de consumo. Eso refleja una economía más consumista y menos productiva”.

De hecho, pese a que el crédito comercial subió en USD 1 008 millones, Herrera argumenta que la mayor parte se destinó a actividades de importaciones. “Por ese lado también se logra explicar cómo el déficit de la balanza comercial ha resultado imparable durante todo el año”.

Los ecuatorianos se endeudaron en USD 1 101 millones más con  tarjetas de crédito

Este año también ha sido próspero para las actividades de las tarjetas de crédito en el país. El elevado consumo entre los ecuatorianos empujó a que las tarjetas de crédito vieran incrementados sus volúmenes en un 20,2%, entre enero y  noviembre, respecto al mismo período del año pasado.
 
Eso significó que los ecuatorianos hayan destinado USD 1 101 millones más para realizar sus compras durante este año. Y eso, sin contar todavía con lo que gastarán  durante las temporadas navideña y de fin de año.

Dentro de esa utilización de las tarjetas de crédito, los montos en diferido superan considerablemente a las compras corrientes. Es decir, que los consumidores nacionales prefieren realizar sus pagos a lo largo de varios meses, lo que permite a las emisoras de tarjeta de crédito ganar intereses por el manejo de estas carteras.
 
Para la asesora de crédito Ximena Arias, la relación entre la mejoría de los índices de las tarjetas de crédito y el nivel de gasto  es directa. “Obviamente que cuando la gente tiene más dinero, compra más. Eso se refleja en las cifras que estamos viendo”.
 
En los últimos meses, las emisoras de tarjetas de crédito impulsaron campañas para  entregar más tarjetas a los ecuatorianos. Cabe recordar que ahora  la calificación  D o E dentro de la  Central  de Riesgos ya no constituye una  limitante para solicitar y acceder a nuevos créditos.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)