Consumidores requieren mayor información

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios

En las perchas de algunos supermercados ya se encuentran los primeros productos con las alertas sobre el contenido de sal, azúcar y grasas, aunque a algunos consumidores no les queda claro cómo entender este sistema.

En noviembre pasado, el Ministerio de Salud expidió un reglamento para que la industria de alimentos y bebidas coloque en las etiquetas de sus productos círculos de colores para informar sobre el contenido de estos componentes.

Algunas marcas de yogur, pan y agua saborizada en algunos supermercados del país muestran en la parte frontal de su etiqueta una especie de semáforo: rojo para los productos con alto contenido de calorías; amarillo, contenido medio; y verde, bajo.

Pilar Garzón, una consumidora que ayer realizaba compras en el Supermaxi de la 12 de Octubre, al norte de Quito, dice que el sistema es nuevo y no tiene claro "qué significa".

Otra consumidora, El ena Chicaiza, de 57 años, dice, en cambio, que el sistema le parece positivo y le permite identificar con más facilidad el contenido alto, medio y bajo de las calorías de los alimentos.

"Me pareció muy bueno porque así estamos al tanto de con qué estamos alimentándonos".

Otra cliente, Ruth Sempértegui, cree que el sistema es importante, pues confiesa que hoy para realizar sus compras solo se guía por sus gustos y no tanto por el nivel nutricional de los alimentos. "Miro lo que le gusta, luego veo la caducidad y luego lo demás. Si me gusta, ya no me fijo ni en el precio".

Por ello, considera que es importante que se realice una mayor difusión sobre el significado de las nuevas etiquetas. "Hoy vivimos en una época en la cual nos han hecho tener mayor conciencia del cuidado de la salud y estamos viviendo enfermedades que nuestros padres no vivieron y a veces necesitamos que alguien nos ayude a entender qué debemos hacer para cuidarnos".

Santiago Pazos, de 36 años, quien hace compras al menos una vez por semana, dice que falta información para que el mecanismo esté más claro.

Pazos, quien tiene estudios en gastronomía, considera que sería importante ver los porcentajes de contenido de las calorías en el producto. "No tengo idea de lo que significa alto en azúcar porque no tengo con qué comparar. Una cosa es que te digan este producto tiene 6% de azúcar y otro 10% de azúcar, ahí yo puedo ver que uno es más alto que otro".

Las industrias grandes y medianas de alimentos tienen hasta el 29 de mayo para registrar las nuevas etiquetas, mientras que las pequeñas y micro hasta noviembre. Las etiquetas, con y sin el sistema similar al de un semáforo, podrán circular de forma conjunta solo hasta noviembre de este año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)