26 de December de 2011 00:00

La consigna: gastarse todo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las fuerzas del universo se alinearon el 2011 a favor del modelo económico de la revolución ciudadana: petróleo a precios históricos, materias primas con alta demanda en el mercado internacional, crecientes recaudaciones tributarias, créditos chinos, rusos, coreanos, etc.

Y como si fuera poco, también se contó con una Asamblea que aprobó leyes económicas trascendentales a imagen y semejanza del Ejecutivo, incluso sin ningún debate, como sucedió con la novena reforma tributaria.

En este escenario, el Gobierno dio rienda suelta a su modelo económico, cuya consigna fue gastarse toda la plata y, como la fiesta estaba buena, se pidió prestado a los amigos para continuar gastando.

No hubo empacho en aumentar los salarios, contratar más burócratas y mantener los subsidios generalizados a los combustibles.

Todo lo que el Estado recaudó por impuestos se fue en salarios y subsidios.

Si Ecuador fuera un país sin petróleo, el Estado no tendría plata para invertir, pues todos los recursos alcanzarían solo para pagar a la burocracia y subsidiar a los ciudadanos.

Pero la realidad es diferente. Ecuador tiene petróleo y este año ha sido de bonanza, comparable únicamente con el ‘boom’ de los años setenta.

En el 2011 los precios han bordeado los USD 100 por barril. Y por primera vez desde el 2007, la producción petrolera por fin dejó de caer.

Por eso hubo gran inversión en carreteras, puentes e infraestructura petrolera y eléctrica, créditos para vivienda, etc. Es decir, hubo plata para todo, excepto para ahorrar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)