Cinco días para presentar Anexo al SRI

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Santiago Ayala. Coordinador

La vorágine en las oficinas de asesoría tributaria se ha multiplicado durante este mes. Decenas de personas acuden diariamente hacia estos lugares para ponerse al día en la presentación del Anexo de Gastos Personales al Servicio de Rentas Internas(SRI).

Este trámite es obligatorio para aquellos contribuyentes- personas naturales- que el año pasado hicieron la proyección de gastos personales, es decir, que estimaron cuánto iban a desembolsar en cinco rubros: salud, educación, vestimenta, alimentación y vivienda.

Desde el 10 de este mes, y según el noveno dígito de la cédula o del Registro Único de Contribuyentes, las personas deben cumplir con esta obligación. Sin embargo, los sustos y el apuro son pan de cada día en estos puntos de atención.

En carpetas, sobres manila o fundas, los contribuyentes desfilan por estas oficinas, que generalmente se ubican en los alrededores de las sucursales del SRI. Aunque también hay economistas, administradores, contadores y auditores que ofrecen sus servicios para ayudar a cumplir este trámite.

Marcela Vela es propietaria de una oficina de asesoría tributaria, ubicada a una cuadra de la sucursal del SRI en la calle Páez, en el centro norte de Quito. Ella, junto a otras cuatros personas, ha visto cómo en este mes se duplicó o triplicó su carga de trabajo "En este mes, las personas vienen a dejar las faturas para que nosotros les ayudemos a hacer los anexos. Al día atendemos unas 25 personas".

Por la ayuda para ordenar, clasificar, desglosar, cuantificar y dejar listo el Anexo, se cobra USD 20, amén de la cantidad de facturas.

Según Vela, el proceso en sí no es largo ni difícil. El problema es que las personas se asutan, principalmente, cuando se les ha perdido las facturas o cuando no disponen del formulario 107 que deben entregarles sus empleadores.

"En el caso de las facturas perdidas no podemos hacer nada. Nosotros trabajamos con la documentación que nos traigan. Mientras que lo del formulario solo hay que esperar hasta que se lo den, mientras tanto vamos adelantando el orden de las facturas", añade.

Mientras cuentas estos detalles, sus tres colaboradores revisan minuciosamente bloques de comprobantes de venta, llaman a los contribuuentes para pedirles información adicional, suman, restan, etc.

Eso se replica en otras oficinas. Tamara Yánez también se dedica a esta tarea desde hace cinco años. Ella es auditora y dejó su trabajo en una empresa para dedicarse a asesorar a los contribuyentes. El negocio es rentable si se sabe hacer rápido las cosas y eficientemente, señala, a la vez que asegura que la competencia es grande. "Pese a todo, en meses como estos atiendo entre 10 y 15 personas al día. Los primeros meses del año son más movidos por el tema de las declaraciones para el Impuesto a la Renta".

Ella también cobra la tarifa que, al parecer, ya es fija para todos: USD 20 por el trámite.

En su oficina, ubicada en los alrededores del SRI, enla calle Salinas, en el centro de Quito, la activida es constante. Entran y salen los clientes y las tres personas que trabajan allí los atienden con cordialidad. La consulta es gratuita.

Por ello Fátima Loor se había atrevido a entrar. Su esposo debía cumplir con la presentación del Anexo hasta el pasado jueves, pero ya era martes y no había podido organizarlo, debido, según dijo ella, a sus ocupaciones laborales.

Por eso ella recorrió varios lugares preguntando cuánto costaría el trámite, pero la tarifa era la misma. Así que entró al lugar que le dio más confianza.

De su maleta sacó un sobre lleno de facturas. Las tenía todas desordenadas, algo que es muy común en los clientes, según los asesores tributarios. "Es normal" decía. "Yo lo ordeno y para la tarde le tengo listo el trámite". Loor pagó los USD 20 y se sintió aliviada. "Me dijeron que hay que pagar multa si no se pagaba el día que es".

Registrar el número de establecimientos y personas dedicadas a esta actividad es difícil. La razón es que los honorarios de los asesores se factura como servicios profesionales y bien podría tratarse de cualquier otra actividad. Pero, para tener una idea, cada año, el número de contadores aumenta un 10%. Así lo asegura Antonio Trujillo, miembro del Directorio del Colegio de Contadores Públicos de Pichincha, quien en la actualidad tiene registrados a 8 500 profesionales, de los 16 000 activos. Y cada uno de ellos es un potencial nuevo asesor de contribuyentes.

En contexto
Desde el 10 al 28 de febrero, los contribuyentes personas naturales deben presentar el Anexo de Gastos personales, que detalla los montos desembolsados en el 2013, y que son deducilbles, en cinco rubros: alimentación, vivienda, vestimenta, educación y salud.

Tenga en cuenta

  • Los contribuyentes que sumaron gastos personales deducibles de más de USD 5 090 en el 2013 tienen que presentar este mes el anexo de gastos.
  • El montototal que un contribuyente puede deducirse es de USD 13 234. Es decir, hasta el 50% del total de los ingresos gravados del año pasado.
  • Únicamente en el rubro Salud, el contribuyente puede deducirse todo el valor posibe, esto es los USD 13 234, según lo fijado por la autoridad
  • En alimentación, educación, vivienda y vestimenta, las personas solo pueden deducirse hasta un máximo de gasto de USD 3 308,50.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)