18 de May de 2010 00:00

La Cámara de Comercio en dilema político

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

La Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) vivió un proceso político ayer. Los comicios en el edificio Las Cámaras se iniciaron a las 09:00, con la llegada de los dos candidatos: Eduardo Peña Hurtado y Andrés Morales Carbo. Quienes de inmediato votaron y se desearon buena suerte con un abrazo.

María Gloria Alarcón pasará la posta en la presidencia de la CCG el próximo 10 de junio, día en que se posesionará la nueva directiva. Sus dos períodos de gestión coincidieron con el Régimen de Rafael Correa. Ahora que se despide del cargo, reconoce que estos tiempos no fueron su mejor escenario para impulsar el desarrollo empresarial de su gremio.

fakeFCKRemove“Su estilo de Gobierno ha sido muy puertas adentro, no solamente respecto a las Cámaras de Producción, sino hacia muchos otros sectores”. Eso dice Alarcón, quien fue alumna de Correa en la Universidad Católica de Guayaquil. En esa época él era ayudante de cátedra en la carrera de Economía. Ella no cree que la relación entre el Primer Mandatario y el nuevo Presidente del gremio cambie mucho.

La Cámara ha sido un duro contradictor del Gobierno en decisiones gubernamentales que han afectado a sus más de 14 000 agremiados. La Ley de Equidad Tributaria, las medidas de salvaguardia y las reformas aduaneras, fueron sus frentes de discordia. En los estatutos de la institución se señala que entre sus objetivos está defender el libre comercio y proponer políticas públicas que vayan en esa línea.

Correa les quitó representación a las Cámaras de la Producción a través de reformas legales. Ya no están en los directorios de la Comisión de Tránsito del Guayas, Corporación Aduana, Eléctrica de Guayaquil y en el Consejo de Comercio Exterior e Inversiones. Actualmente el gremio tiene un representante en el directorio de la Fundación Malecón 2000.

En el 2008, el Estado se incautó de la empresa Toni, de propiedad de la familia de María Gloria Alarcón, por una presunta vinculación con los bienes de los hermanos Isaías. Aunque, la compañía fue devuelta, ese episodio le bajó el tono a la actual Presidenta.

Ayer, 3 095 socios acudieron a elegir a su nuevo representante. En el recinto electoral se ubicaron 26 mesas de votación, 10 de información y una para reclamos. Los candidatos se retiraron del recinto a las 11:00 y se trasladaron a al hotel Hilton Colon.

Durante la campaña, Alarcón no disimuló su afinidad con el candidato Eduardo Peña. En los escrutinios al final de la tarde de ayer ganaba con 100 votos a su contendor. Pero los resultados fueron impugnados.

Alarcón le propuso la candidatura a Peña. De ahí que el viernes pasado lo acompañó en la visita con el alcalde Jaime Nebot. Y la mañana de ayer posó con él ante la prensa.

Peña es hijo de Eduardo Peña Triviño, ex vicepresidente de la República en el gobierno de Sixto Durán Ballén y ex gerente de Seguros Sucre, actualmente de propiedad del Estado. Este candidato fue gerente de los canales Cablevisión y GamaTV, hasta que la Agencia de Garantías de Depósitos los incautó en el 2008.

Su propuesta de campaña fue ampliar la capacitación a los socios del gremio y tender puentes con el Gobierno. Para lo cual su amiga la ministra Coordinadora de la Producción, Nathalie Cely, sería un enlace importante.

Andrés Morales se postuló para la presidencia de la CCG con Carlos Lasso Mendoza, hermano del presidente del Banco de Guayaquil, Guillermo Lasso. Este candidato es presidente de Ecuaprimas, empresa que mantiene un contrato con Seguros Sucre, desde 1996. Su discurso de campaña estuvo enfocado en promover la despolitización de la Cámara para que se dedique exclusivamente al desarrollo gremial. Hace dos semanas desmintió una cercanía con la línea de Gobierno de Correa, por sus constantes críticas a la política gremial.

¿Qué tan posible es un acercamiento de la CCG con el Gobierno? Francisco Jiménez, integrante del Consejo Político de País en Guayas, dice que en la medida que la Cámara se concentre en los espacios de política gremial la relación con el Régimen va a marchar de forma fluida.

El presidente alterno de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Bruno Leone, añade que para los directivos productivos es importante mantener una buena relación con el líder de la ciudad. Agrega que el nuevo Presidente de la CCG debe tomar posturas ante las medidas que afecten al sector, sin que ello se convierta en una trampolín político. María Gloria Alarcón señala en que el rol de la Cámara de Comercio no es hacer oposición al Régimen, pero tampoco alinearse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)