25 de May de 2012 00:12

Brasil no convence a recelosos inversores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los inversionistas extranjeros en Brasil no han reaccionado favorablemente a las medidas anunciadas por la presidenta, Dilma Rousseff, para estimular la economía en medio de su desaceleración.

Por el contrario, miran más de cerca un posible “coletazo” de la crisis europea, lo que les ha llevado a actuar con cautela.

Esto se reflejó ayer en la Bolsa de Valores de Sao Paulo (Bovespa) donde las principales acciones del mercado cayeron en 1,02%.

En lo que va de mayo, los inversores extranjeros han retirado casi 2 700 millones de reales de la Bovespa (USD 1 323 millones).

A ese nivel, el saldo mensual ya sería la mayor fuga en la bolsa paulista desde octubre del 2008.

“El escenario está muy contaminado por toda la inseguridad del exterior, que se suma también a las dudas domésticas, como el aumento de la intervención del Gobierno para incentivar el crecimiento y los resultados relativamente magros de la economía en el primer trimestre”, explicó Mônica Araújo, estratega jefe de la consultora Ativa Corretora.

Según analistas, la economía del mayor país sudamericano no crecerá al ritmo que lo hizo en años pasados (7,5% en el 2010 y 2,7% en el 2011) y en este escenario, la presidenta Dilma Rousseff, anunció un paquete de medidas que incluye recortes tributarios, un relajamiento de las reglas de financiamiento, aumento s del crédito y una reducción de las tasas de interés.

Sin embargo, los números rojos siguen apareciendo.

[[OBJECT]]

El déficit anual en abril de la cuenta corriente (balanza comercial) alcanzó el 2,04% del PIB, lo que refleja una disminución de la demanda de las exportaciones.

El índice de cuenta corriente registra las compras y ventas de productos y servicios, y es deficitario cuando la salida de capitales es mayor al ingreso por transacciones internacionales.

En abril, la sexta economía del planeta cerró con un déficit de USD 5 400 millones, frente a USD 3 320 millones de marzo.

“La situación externa se ha ido complicando. Mientras los precios de las materias primas y la demanda fueron altos, no hubo problema, pero la demanda china de productos como mineral de hierro está cayendo, y eso ya se refleja en la economía brasileña”, dijo Dércio Muñoz, investigador de la Universidad de Brasilia.

Otra de las razones para el aumento del déficit corriente es la salida de capitales por la repatriación de ganancias de las empresas en medio de la crisis europea.

Asimismo, el real (moneda de Brasil) acumuló en la última semana una caída de más del 8% en su cotización frente al dólar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)