2 de May de 2012 00:01

Bolivia asesta un nuevo golpe a España en Latinoamérica

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El presidente de Bolivia, Evo Morales, confiscó los activos de la empresa española Red Eléctrica Corp. en el país y le ordenó a las fuerzas armadas que asumieran el control de sus instalaciones. La medida, que se produce después de que Argentina nacionalizara una participación de 51%, de un total de 57,4% que Repsol YPF SA tenía en la petrolera YPF, constituye el golpe más reciente contra una empresa española en América Latina.

Morales anunció la decisión en la estación central del operador de redes eléctricas en Cochabamba, la tercera ciudad del país, como parte de una ceremonia televisada para conmemorar el primero de mayo, Día Internacional del Trabajo. El mandatario acusó a la compañía española de no invertir lo suficiente. “Que viva el primero de mayo, que vivan los trabajadores, que vivan las nacionalizaciones”, declaró. En las cercanías, la sede central de Red Eléctrica estaba envuelto en banderas de Bolivia y la Wiphala, la bandera del movimiento indígena de Morales.

Red Eléctrica, que posee y opera cerca de 85% de las redes de energía eléctrica de Bolivia, dijo que buscará la compensación apropiada por parte del gobierno. “Lamentamos la decisión del gobierno boliviano, basada en motivos que nos son desconocidos”, dijo el vocero de la empresa, Antonio Prada. “Estas acciones van contra el libre mercado y las leyes que deben gobernar la inversión internacional”.

Un vocero del gobierno español, que posee 20% de Red Eléctrica, dijo que el país seguía de cerca la situación. Un alto funcionario cercano a la oficina del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, manifestó que el gobierno boliviano ha abierto canales de comunicación e indicado su disposición a compensar a Red Eléctrica.

Es probable que la expropiación aumente la tensión en las relaciones entre España y algunos países latinoamericanos. La expansión de las empresas ibéricas en la región ha ayudado a diversificar su economía en momentos en que el país está sumido en su mayor crisis económica en décadas.

España ha hecho un llamado a los líderes europeos y globales para que apliquen sanciones contra Argentina en un esfuerzo por presionar al país sudamericano para que compense completamente a Repsol por la nacionalización de su filial argentina.

El anuncio de Morales coincidió con la presencia en el país de Antonio Brufau, el presidente de Repsol, quien asistiría a la inauguración de las instalaciones desde donde se exportará gas natural hacia Argentina. Un vocero de Repsol declinó referirse a la decisión de Bolivia.

A pesar de las nacionalizaciones en Argentina y Bolivia, buena parte de América Latina no ha caído en la ola populista que empezó con la elección de Hugo Chávez en Venezuela en 1998. Aunque Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela son dirigidos por líderes izquierdistas, gobiernos pragmáticos están a cargo en Brasil, México, Colombia, Chile y otros países.

“La mayoría de la región ya dio vuelta la página”, dijo Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de estudios de Washington.

Desde que asumió la presidencia en 2006, Morales ha aprovechado las celebraciones del Día del Trabajo para nacionalizar diferentes sectores de la economía. Hace exactamente seis años, nacionalizó los yacimientos de gas del país al ordenar a las empresas extranjeras a que entregaran su producción a la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

Hace dos años, Bolivia asumió el control de la mayoría de las operaciones de generación eléctrica al allanar las instalaciones de la empresa británica Ruralec, que entabló una demanda contra Bolivia en las cortes internacionales.

En mayo de 2011, Morales fue blanco de un revés poco usual, cuando mineros independientes frenaron su campaña para nacionalizar varias minas operadas por multinacionales.

El presidente, cuya popularidad ha caído en las encuestas, parece haberse sentido animado por la decisión de Cristina Fernández de Kirchner de nacionalizar la filial argentina de Repsol. La medida resultó ser bastante popular entre los argentinos y le dio a la presidenta un impulso en los sondeos. “Morales siempre ha estado tentado a apelar al sentimiento nacionalista, y eso es lo que ha hecho”, señaló Shifter. “Quiere apelar a su base”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)