25 de April de 2010 00:00

El azúcar se vendió en seis provincias

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Reds. Negocios y Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Luis Jiménez, propietario de las cinco sucursales de la Panificadora Loja, se retiró decepcionado de la Tribuna del Sur. Allí se ubicó ayer uno de los cuatro puntos de venta directa de azúcar que la Intendencia de Policía de Pichincha organizó en Quito.

Esta venta también se efectuó en las capitales de seis provincias, debido a la escasez de azúcar que se registra en el país desde hace dos meses.

“Por panadería necesito casi 15 000 quintales de azúcar a la semana y por la escasez solo he conseguido arrobas. Aquí me quieren vender solo cuatro kilos, lo cual es una burla”.

Para Quito se distribuyeron 640 sacos de 50 kilos provenientes del ingenio La Troncal. Este firmó un convenio con la Intendencia. Cada punto tuvo 160 costales con fundas de dos kilos.

La venta comenzó a las 08:00, dos horas más tarde de lo previsto. Se vendieron dos paquetes por persona. En un recorrido que realizó este Diario se observó que hubo gente que volvió a hacer la fila para comprar más de este producto escaso.

“Aquí en la Tribuna es difícil controlar esto. Estamos solo cuatro personas, dos entregan y cobran, mientras que un policía y yo vemos que todo esté en orden”, dijo José Narváez, representante de Diport, distribuidora de La Troncal, que apoyó al ingenio en la comercialización del producto en Quito.

En ese sitio cerca de las 09:00 hubo más de 20 personas en la fila. Hasta ese momento se vendieron cerca de 40 sacos.

Dos horas más tarde, en el punto de venta ubicado en el norte, en el sector de La Ofelia, se había despachado 70 sacos.

Los compradores, en su mayoría, fueron amas de casa. Pocos comerciantes se acercaron, entre ellos, Rosario Rocano, vendedora de aguas aromáticas.

“Con esto que me dan no hago nada, porque para elaborar mi producto necesito 40 libras a la semana. Lo que me toca es seguir comprando en el comisariato San María, donde me venden hasta cinco kilos por USD 3,80”.

Otras personas, como Alexandra Briones, sí estuvieron conformes con la cantidad que les vendieron en la feria del Guasmo Sur, en Guayaquil.

Ella aseguró que en las tiendas el producto está demasiado caro, por lo cual prefirió comprarlo en el punto de venta. La opinión fue compartida Teófilo Villamar, quien acudió a comprar dos fundas. Aunque en la feria no se vieron filas, hubo un camión con suficientes sacos de azúcar.

El producto que se vendió en este sitio también fue del ingenio La Troncal. Según Marcela Erazo, responsable de comunicación de la empresa, se tenía previsto que 1200 personas acudieran al sitio a comprar.

La distribución por este medio, dijo Erazo, se mantendrá de forma indefinida. Aseguró que el ingenio azucarero mantiene su flujo regular de comercialización a sus distribuidores como es el caso de la firma Diport, que se encarga del comercio en tiendas. “Nuestras ventas a los autoservicios, supermercados y otros clientes continúan con total normalidad”.

La firma posee otras marcas como Azucena, La Troncal, La Troncal Socio Solidario y le provee a supermercados como Tía, el cual vende el producto con la marca Multiahorro.

En otras localidades

Desde la Gobernación del Azuay informaron que se coordina la venta de azúcar para los primeros días de esta semana. Se comercializarán hasta cuatro kilos por persona. Los dos kilos  costarán  USD 1,35. Aún no se especifican los sitios de venta.  Redacción Cuenca 

Desde La Troncal se   aseguró que la comercialización  de azúcar se realiza  no solo en  Pichincha y Guayas , sino en Cañar, Manabí, Los Ríos, Galápagos, Imbabura y El Oro. En Cañar, la distribución comenzó desde el miércoles pasado en el sector  Campamento de las Maravillas.  Redacción  Guayaquil 

  

Sin embargo, en Imbabura y El Oro no se comercializó el azúcar. En la Intendencia de Policía ni en la Gobernación  de  Imbabura  sabían cuándo se iba a comercializar el producto. En la zona centro y su r del país, la población esperaba que se le vendiera por la escasez, pero ningún ingenio lo hizo. Redacciones Ibarra y Machala.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)