25 de November de 2011 00:03

La autoridad tributaria asfixia cada vez más a los contribuyentes responsables

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Entrevista del día a César Montaño, catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar

¿La Reforma Tributaria es un ‘paquetazo’? En épocas pasadas, acciones así generaban el rechazo popular...

Y hasta caída de gobiernos.

¿Quemeimportismo, resignación o una aceptación tácita a la política tributaria?

La sociedad, en efecto, no se ha hecho oír ni sentir y está alejada del tema. Participación Ciudadana, que preconiza tanto la Constitución todavía no se ha estructurado de manera eficiente y eso no ha permitido lograr mecanismos que materialicen la participación de los ciudadanos directamente.

Y lo que quedaba como esperanza, el órgano soberano por excelencia y que se supone que garantiza pluralidad, que es la Asamblea, ha tenido un papel pobrísimo. Su actuación ha sido nefasta y la historia no puede olvidarlo. El Legislativo no ha cumplido su rol principal y por esa razón vemos una mayor exacerbación del hiperpresidencialismo.

¿Y los actores estudiantiles, barriles o gremiales que siempre mantuvieron una participación activa?

El Régimen va concentrando poderes. Y ese poder se está volviendo abusivo. La gente tiene miedo de expresarse y de salir con su voz a quejarse. Tiene temor de enfrentarse al poder, aunque sea con fundamentos de peso. Hay muchos sectores que están viendo que quizás es más conveniente quedarse callados, seguir la corriente de lo que está pasando, antes que poner en riesgo su situación, incluso su integridad personal o moral. Eso ha logrado adormecer a la gente.

Por otro lado, tampoco hay sectores que propongan alternativas para que la gente alrededor de ellas pueda aglutinarse e ir sumando una opción diferenciada en términos de propuestas.

En conclusión, solo se tiene una vía que está acompañada por un aparato público propagandístico que ahoga cualquier voz que vaya en una línea disidente. O, así hayan voces, estas se vuelven débiles por todo el aparato público que está detrás del discurso oficial.

Una hipótesis que se maneja para explicar esa pasividad respecto del paquete tributario es que la gente, al disponer o percibir que tiene más dinero en su bolsillo, tiende a gastar o, en este caso, a tributar sin mayor problema.

Habría que analizar si de verdad la situación económica de los ecuatorianos ha cambiado en los últimos años. Es decir, si el ingente gasto público que ha ejecutado el Gobierno ha servido para reactivar el sistema económico, para crear fuentes de trabajo y para redistribuir el ingreso conforme manda la Constitución.

No comparto la hipótesis. Lo que veo es que la gente está compelida a pagar tributos y cada vez más en los últimos años, la regulación ha ido en retroceso de los derechos de los contribuyentes. Ese retroceso viene marcado por un mayor poder de la autoridad.

Pero la autoridad tributaria ha dicho que en estricto sentido son solo tres reformas que han creado impuestos. Las otras seis han sido o neutras o beneficiosas.

Es que la gente evalúa si vale la pena reclamar y pelearse. Sale bastante caro también discutir con la administración tributaria.

Pero un ejemplo de ese retroceso es una transitoria aprobada en esta actual Reforma Tributaria y de la cual casi nadie ha dicho nada.

Dice que cuando se ha iniciado un juicio coactivo, el contribuyente solo podrá demandar excepciones si pone de contrapartida todo el dinero que está discutiendo dentro de su litigio con la autoridad tributaria.

Eso es gravísimo. Se adopta olímpicamente el caduco sistema de “pague primero y reclame después”. Eso es irse contra los derechos y garantías constitucionales y contra los derechos humanos.

¿Es imposible un diálogo?

El diálogo tendría que venir de la mano de una natural apertura que debería tener el poder respecto de la sociedad. Así se podría llegar a un pacto fiscal que nos lleve a un ordenamiento jurídico transparente que demuestre que los procedimientos son ajustados a la Ley y que lo que se recauda se utilice bien. Además, podríamos tener un sistema tributario racionalizado, con pocos tributos pero más eficientes. Este rato tenemos alrededor de un centenar de impuestos sin contar con tasas y contribuciones públicas.

La autoridad tributaria señala que la carga tributaria del país aún es de las más bajas y, que de alguna manera, todavía hay un campo de acción para seguir generando más impuestos. ¿Es así?

No es posible maltratar al contribuyente sometiéndole a más impuestos, sobre todo al que está en el país porque confío en él y es el más seguro pagador. El contribuyente actual es aquel que engrosa la clase media dependiendo de su sueldo, el profesional cumplido y el empresario responsable. Más bien el trabajo de la autoridad debe ir hacia cerrar las puertas al contrabando y a cobrar eficientemente los tributos a los grandes evasores y a quienes con ingentes capitales aún se mueven en la economía informal.


¿POR  QUÉ  ESTÁ  AQUÍ?
Su experiencia.  Abogado   por la U. Nacional de Loja. Magíster en Derecho Económico, especialidad Tributación. Ex asesor tributario del Municipio.  Catedrático.      
Su punto de vista.  Los ecuatorianos  tienen temor de enfrentarse con e l poder, por eso prefiere ver cómo el Régimen lleva las cosas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)