9 de May de 2012 00:03

La Asamblea aprobó créditos obligatorios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1

Las entidades del sistema financiero tendrán una nueva regulación, luego de que el Pleno de la Asamblea aprobara la Ley de regulación para los créditos de vivienda.

La propuesta del presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, fue añadida en los últimos momentos previos a la votación final.

Esto tomó por sorpresa al presidente de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE), César Robalino, quien señaló que analizará el impacto de obligar a las entidades a que su Cartera de crédito hipotecario sea al menos del 5% del patrimonio técnico.

Con esta última resolución, los asambleístas contrarrestaron la eventualidad de que la Ley originase una reducción de los créditos concedidos o un endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito.

“Nunca en la historia se ha dado una normativa de esta naturaleza. Cada institución destina un porcentaje, según sus particulares características, para los créditos de vivienda. Debo analizar aún el alcance de la norma y calcular qué impacto tendrá para el sistema”, insistió Robalino.
Con 68 votos afirmativos, uno negativo, otro en blanco y 21 abstenciones, los asambleístas aprobaron el proyecto con carácter económico urgente remitido
por el Ejecutivo, el pasado 9 de abril.

Otro sector que ve de reojo la nueva Ley es el automotor, que ya prevé una desaceleración en la actividad, por un posible endurecimiento de las condiciones para acceder a préstamos para automóviles. Según la Asociación de empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), muy probablemente ahora las casas comerciales “pedirán mayores montos de entrada (actualmente fluctúa entre el 20 y 30% del valor del vehículo), lo que afectará a un gran número de consumidores, quienes no podrán acceder a la compra de una unidad”.

Fabián Baca, presidente de Casa Baca, concuerda con ello y sentencia que, con la Ley, “las instituciones financieras tendrán que ser más selectivas al otorgar un crédito y además incrementarán la cuota inicial. Por esto, las más afectadas en esta ley serán las personas con menores recursos”.

Es decir, los clientes que por alguna razón no pudieran cancelar la deuda de su vehículo (solo carros, no incluye motos, tricimotos, barcos o aviones) podrán cancelar esos haberes con la entrega del bien. Para el legislador Galo Vaca, lo que podría ocurrir es que una persona compre un vehículo, “le saque el jugo” durante un año, y después de un año, con el carro ya maltratado, diga que no puede pagar la deuda. “El dinero de la banca es de todos los ecuatorianos, esta Ley es peligrosa”.

Mientras que Rafael Dávila advirtió que quienes pagarán “los platos rotos” serán los propios clientes. “Queda prohibido para las personas firmar letras de pago. Por tanto, si un cliente, por razones de fuerza mayor, no puede pagar una o dos letras, el banco ya no le seguirá juicio sobre los valores de esas letras, sino que le podrá directamente embargar el bien. Eso podría ser una barbaridad”.

La Ley aprobada por la Asamblea Nacional pasará a manos del Presidente de la República, Rafael Correa, quien en 10 días deberá aprobarla o vetarla.

Los puntos principales de la ley aprobada

Art.  2
El pago de la deuda  con el bien es para los créditos de vivienda de hasta 500 salarios básicos unificados (USD 146  000) y para autos de hasta 100 salarios (USD 29  200). 

Art. 3
Los créditos  hipotecarios y de vehículos no podrán caucionarse con fianzas, garantías solidarias  ni con garantías reales sobre otros bienes distintos a los del financiamiento.

Disposición 1
Una vez  realizado el embargo de cualquiera de los bienes contemplados en la presente Ley de regulación,  los  créditos dejarán de devengar los respectivos intereses.

Disposición final
Las disposiciones de esta Ley serán aplicables a todos los procesos de ejecución que se inicien a partir de la fecha de su publicación en el Registro Oficial (no retroactivo).


Rosana Alvarado/ Asambleísta País


‘La idea se coordinó con el Ejecutivo’

¿Por qué se incluyó a los autos en la Ley?
 
Hicimos una revisión de los créditos para la vivienda y para vehículos. Entonces nos preguntamos, qué estamos apoyando: que la gente tenga vivienda o que se privilegie ese consumo y la compra desorbitada,   sin ningún tipo de reflexión, de vehículos. Encontramos un país volcado a la compra de autos. El crédito para vivienda llega a unos  USD 1  400 millones y para autos,  de USD 2 100 millones. 

Pero en las  tarjetas de crédito se consumen USD 7  000 millones...
 Sí, es una bestialidad también, pero lo que pasa es que los bancos están privilegiando el crédito de carros antes que de casas.

 ¿O sea que el objetivo es restringir el crédito y, por ende, el consumo?

No.  El objetivo es darnos cuenta que en el tema de créditos para vehículos no había ningún tipo de regulación, tanto así que la persona tenía la deuda pero no la propiedad del auto.

No es lo mismo una casa que un auto...
 
Sí, claro que hay elementos de análisis diferentes para una casa y para  un carro. Pero de cualquier manera, a través del enganche, el cliente se quedaba desprotegido, porque asumía la deuda, pero la propiedad se quedaba en la concesionaria. Es una norma que defiende la santidad de la propiedad. Y las concesionarias han irrespetado esa propiedad privada por años.


 ¿Hablaron con  los bancos y concesionarias sobre esta propuesta?

Yo no soy de la Comisión de lo Económico. Pero entiendo que se amplió el debate,  y las concesionarias y bancos mostraron sus quejas, que sabíamos que tenían.

 ¿Nació del Ejecutivo la idea de incluir los autos?

Sí. Sí, sí, sí. Hubo coordinación con el Ejecutivo. No fue una propuesta inconsulta.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)