29 de December de 2012 00:03

Si arma su presupuesto, es para cumplirlo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

¿Cuántas veces hizo la promesa de ahorrar al inicio del año, no las cumplió y tuvo que inventar una justificación para no hacerlo?

Si ese es su caso, es hora de armar un plan para que los gastos de temporada no le dejen sin dinero o con deudas que comprometan su presupuesto del próximo año. Hacer un buen plan presupuestario y cumplirlo estrictamente es la clave para mantener sus cuentas al día y deslindarse de problemas.

Wilson Araque, director del área de Gestión de la Universidad Andina, explica que, antes de elaborar un presupuesto, las personas deben hacer los cálculos según las metas que se propongan para el año. Estas pueden ser profesionales, laborales, personales o familiares. “La definición de metas se convierte en los motivadores para ahorrar y focalizar el presupuesto”.

Así, si usted se plantea la adquisición de un bien, estudios o emprendimientos, puede destinar un porcentaje de sus ingresos a esa acción sin dejar de lado los gastos ineludibles como el pago de servicios básicos, salud, etc.

A todo esto hay que añadir la obligación de cumplir con la declaración y pago del Impuesto a la Renta (IR), la declaración patrimonial, las deducciones de gastos personales, entre otros.

Por eso, según recomienda el portal de Finanzas Prácticas, elaborar un presupuesto permite que la persona cumpla con sus obligaciones de pago. Así, estará seguro de atender esas prioridades sin necesidad de solicitar préstamos o de sufrir penalizaciones. Además, se evita la generación de intereses en caso de pagar tardíamente las deudas.

El objetivo es que las temporadas de mayor gasto, las fechas especiales como el Día de la Madre, Día del Padre, Navidad…, etc., no le tomen desprevenido.

El segundo paso es que, luego de elaborar el presupuesto, las personas deben cuidar sus ingresos y para ello lo indicado es distribuir los gastos de manera controlada.

Y en ese escenario, hay tácticas que pueden resultar poco comunes pero que ayudan a ahorrar. Como lo hace Janeth Coronado, ama de casa y madre de tres hijos, quien realiza las compras navideñas en enero, un mes después del festejo. “Ahorro porque los precios bajan y obtengo lo mismo, pero en descuento”.

De hecho, la temporada de descuentos de enero se abre y bien los clientes pueden obtener reducciones de precios que superan a veces el 50%.

Arme su presupuesto anual y cúmplalo al pie de la letra

Para realizar una proyección de gastos para el año, calcule cuáles fueron el total de gastos fijos en los cuales incurrió en el 2012. A todos esos valores multiplíquelos por la inflación (alrededor del 5%).

En cuanto a sus ingresos, también tome en cuenta que ellos se ajustan a la inflación y, por tanto, registrará recursos extra. Con ellos, puede añadir otros gastos fijos que en el año terminado no se ejecutaban.

Al momento de elaborar el presupuesto tenga a la mano los últimos recibos de los servicios básicos para que los números se ajusten de la manera más precisa a lo que gasta.

Recuerde que en la cuenta de gastos debe incorporar  los seguros o mantenimiento de vehículos. Estos rubros, aunque parezcan obvios, suelen deparar sorpresas incómodas al momento de realizarlos.

Analice si los servicios pagados que tiene en casa son suficientes o replantéese un cambio y así evitará un gasto que puede ser innecesario.

El dinero que sobre del presupuesto puede ser destinado para actividades varias como por ejemplo entretenimiento o comidas fuera de casa.

Destine un presupuesto diario para alimentación, transporte o gastos extras para que no se salga del presupuesto y utilice más de lo planificado.

Lleve un estricto control de su tarjeta de crédito. Antes de comprar un producto analice las diferentes alternativas: precio, calidad, cantidad. La relación es dividir el bien por las veces que lo va a usar.

Tome en cuenta los descuentos en los centros comerciales, aerolíneas, supermercados...

Desde enero empiezan los descuentos en los locales de los centros comerciales. Las personas pueden ahorrar un mínimo de 5% en la mercadería sobrante de la Navidad.

Verifique si los descuentos de los almacenes son reales, con facturas de compras anteriores. Haga la relación y mire si en realidad le conviene comprar productos en oferta.

Recuerde que en los descuentos de los almacenes de ropa se ofertan tallas y colores que en la temporada alta no se vendieron. Tenga cuidado de comprar algo que no le sirva.

Después de diciembre, es posible que haya menos aglomeraciones en los centros comerciales. Puede comprar con tranquilidad y escoger el producto que requiera.

Al adquirir un producto en oferta observe las características y condiciones de la prenda pues, en ciertos casos, el descuento es por alguna falla de fábrica. No olvide que muchas veces no hay devoluciones.

En algunos casos las ofertas en los centros comerciales son por renovación de la mercadería y resultan una ganga. Debe estar atento a las publicidades y sus condiciones.

Si tiene previsto un viaje, las aerolíneas suelen ofertar un cierto número de asientos y puede programar su salida. Mientras más rápido compre en temporada de ofertas, más oportunidades tendrá de viajar.

Al adquirir un boleto aéreo en promoción estará sujeto a las disposiciones de las aerolíneas en asientos, horarios y fechas. En ciertos casos no podrá posponer el viaje ni cambiar la fecha del boleto.

Antes de comprar un producto en oferta observe si es realmente necesario lo que va a adquirir o si es para “darse un lujo”. Puede evitar el gasto y no dejarse llevar por la palabra “descuento”.

Desde enero también tiene que ponerse al día en las obligaciones tributarias

Si va a llevar el manejo del Impuesto a la Renta (IR) y no su empleador, deberá realizar una proyección de gastos personales para el año. Es una lista de cinco rubros de gasto: salud, educación, vestimenta, alimentación y vivienda.

El formulario deberá solicitarlo en el departamento de Recursos Humanos de su trabajo. En ese documento tendrá que colocar las cifras que prevé gastar en cada uno de los rubros de gastos personales.

Su monto total de gastos no deberá superar el 50% de la base imponible, que para el 2013 sería de alrededor de USD 9 800. Esta cifra lo definirá el SRI.

Al llenar su proyección de gastos, solo podrá llegar al monto máximo posible (USD 12 806,6, estimado) en los gastos en salud. Para los otros cuatro, el máximo será del 25% cada uno, USD 3 201, estimado.

Entre febrero y marzo se debe realizar el pago del Impuesto a la Renta (IR). Ud. deberá sacar todas sus facturas y comprobantes de venta del año y sumar. Los resultados en cada rubro deberá compararlos con su proyección.

Si sus gastos anuales sobrepasaron los USD 15 000, deberá presentar ante su empleador un Anexo de Gastos Personales. Esto deberá hacerlo máximo hasta febrero.

Las multas por errores en la información básica de los contribuyentes y de cambios en sus actividades pueden ocasionarle gastos innecesarios. Evite incurrir en esos gastos.

Antes de presupuestar  sus egresos del año, infórmese en las entidades públicas si tiene multas o sanciones económicas. Por ejemplo, al matricular su vehículo podría registrar valores que usted no los conocía.

No deje de lado otras obligaciones con el Fisco, como los pagos de tasas municipales o incluso nuevos impuestos que pueden entrar en vigencia desde inicios de año y que significan egresos no contemplados.

Durante el 2013, las declaraciones de impuestos se realizarán totalmente de manera digital. La utilización de formularios será una actividad que ya no se utilice. Por tanto, acuda a las oficinas del SRI para solicitar su clave personal, a fin de utilizar óptimamente las herramientas virtuales de la entidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)