31 de May de 2010 00:00

‘Además de crecer hay que saber distribuir’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Juan Vargas y Carlos Novoa / GDA

Dominique Strauss-Kahn estuvo en Lima de visita oficial como director del Fondo Monetario Internacional y para participar en la Tercera Reunión de Ministros de Hacienda de Latinoamérica. Llegó en medio de la crisis europea y con todos preguntándose acerca del impacto que tendrá en la región. El político francés fue optimista, pero advierte que así como la producción se expande, también hay que distribuir mejor.

¿En qué medida la crisis en Europa afectará a América Latina, sobre todo a países como Argentina y Venezuela por un lado y a Brasil, Colombia y el Perú, por el otro?

Creo que la crisis en Europa ha sido hasta ahora bien manejada por los países europeos y pienso que no habrá una influencia global que pueda afectar a las economías latinoamericanas. Obviamente podría haber algún impacto en el comercio internacional. El comercio con Europa representa un porcentaje importante para América Latina. Además, hay otro efecto de la crisis que presenta mayores retos: habrá un mayor flujo de dinero hacia los países emergentes debido a que ante la caída de Europa, los inversionistas preferirán colocar sus fondos en Estados Unidos, en menor medida en Japón, pero se pueden enfocar en mercados emergentes como Brasil, el Perú, Chile y Colombia; y en Indonesia, en Asia por ejemplo, aunque ahora estamos hablando de América Latina. La llegada de capitales es buena, pero cuando solo generan burbujas o sobrecalientan la economía, se debe tener cuidado.

Si la crisis europea no es tan dañina para el mundo, ¿cree que hay una sobrerreacción en los mercados financieros?No pienso eso. Pero igual, creo que lo que pasa en los mercados no impactará en el crecimiento de América Latina. ¿Cuál es el estado de América Latina hoy? La región es capaz de manejarse con éxito. Varios países tienen éxito económico. El Perú es un ejemplo de éxito, hay economías grandes como la de Brasil, otras pequeñas como la de Uruguay que han crecido. También Chile y Colombia han sido capaces de tener crecimientos de 5%, 6% o 7%, entonces quizá, no hoy sino tal vez mañana, se vea un crecimiento importante. En lo que se debe insistir es que es incorrecto decir que el crecimiento más alto posible es siempre la opción más correcta. Lo que se busca es un alto nivel de crecimiento sostenible. La idea no es sobrecalentarse para luego enfriarse.

Lo que también hay es un sobrecalentamiento político porque este crecimiento convive con una pobreza grande. ¿Qué hacer para remediar esto?

Una cosa es hablar de las cifras y el crecimiento y otra es la pobreza que es una realidad. Hay que bajar la pobreza, hacer que menos gente sea pobre. Ahora, crecer no es necesariamente todo lo que se necesita para resolver esto, porque hay países en los que el crecimiento solo ha beneficiado a una pequeña parte de la población. Además del crecimiento del producto bruto interno, hay que saber cómo distribuir la riqueza que se genera. Y en el Perú, específicamente, hay todavía un largo camino por recorrer, a pesar que las políticas implementadas en los últimos años lograron una importante reducción en la línea de pobreza. Igual ocurre en otros países de la región.

¿En América Latina se debe distribuir igual que en Europa, donde el Estado financia casi todos los servicios básicos o simplemente hay que dejar que la gente pague por su cuenta?

Esta es una decisión política. Y los países tienen la libertad de elegir. Yo, como ciudadano europeo, sé lo que prefiero, pero los países tienen cada uno la forma de resolverlo. La forma europea es tener más servicios sociales, como en salud, por ejemplo, pero hay otros, como Estados Unidos, donde se ha hecho de otra forma y hay ahora un cambio al estilo de [Barack] Obama. No hay matemáticas que te permitan escoger qué es mejor.

Usted políticamente es socialdemócrata, sin embargo la institución que lidera termina proponiendo recortes de beneficios sociales en Europa. ¿Cómo convive con ello?

Parece que usted cree que la socialdemocracia siempre quiere gastar, gastar y gastar. Esa es una visión anticuada. Estamos ante una nueva crisis de déficit y ante ello no puedes basarte en una visión filosófica de las cosas. Lo que debes hacer es reducir el déficit. Se trata de tener sentido común. Y lo que está pasando en algunos países de Europa es que deben gastar menos porque han gastado mucho en años anteriores. No tiene nada que ver con opciones filosóficas, sino con la forma en que la economía puede sobrevivir sin dejar de proteger a los más vulnerables.

¿Europa debería mirar el ejemplo de las ordenadas economías de América Latina?

Son cosas diferentes. Son dos tipos de economías en etapas diferentes, en distintos niveles de desarrollo. Europa ya creció, ahora vive una crisis. América Latina está creciendo, por lo tanto no me parece que se pueda hacer esa comparación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)