2 de December de 2012 00:01

Las 10 ideas de éxito de Walt Disney

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 3
Indiferente 5
Sorprendido 12
Contento 25

‘Los sueños son deseos del corazón”, le decía Pepe Grillo a Pinocho en una de las películas más emblemáticas de Disney. Pero esta no es una frase cualquiera del cine de animación, es uno de los pilares que explica el éxito de este gigante del entretenimiento.

Hacer realidad un sueño no es cosa sencilla. En 1927, Walt Disney arrancó su negocio con USD 500 que le había prestado su tío, Robert Disney. Walt le propuso dos opciones: pagarlos en efectivo o canjearlos por una participación en la empresa. El tío Robert escogió la primera. De haber preferido las acciones, sus USD 500 serían hoy USD 1 000 millones.

85 años después, Disney sigue en auge. Por ello, 300 ejecutivos asistieron el 23 de noviembre pasado al Taller de Creatividad del Instituto Disney, en Quito, para averiguar los secretos de su éxito.

Jack Santiago, facilitador del taller, organizado por Líderes y The Edge, cree que un error común en las empresas es pensar que crear cuesta dinero. Recuerda que en una ocasión Walt conversaba con el personal de limpieza en uno de sus parques de diversiones. El administrador, preocupado, le consultó si algo andaba mal. Walt respondió: “Uno nunca sabe dónde puede hallar una gran idea”. Aquí algunas estrategias que dejó el taller para innovar al puro estilo Disney...

Una idea vieja puede ayudar a crear nuevas ideas

Un gorro del encantador  Mickey Mouse sirve para probar la tesis. En el taller, los asistentes plantearon usos innovadores de esta prenda como pararrayos o  antenas de televisión. En 1940, Walt Disney propuso hacer de sus películas una experiencia personal, por lo que proponía que se  lancen  gotas de agua al público en escenas de cascadas. Los cineastas le dijeron que era muy costoso. Su idea se aplicó en 1960 y fue  exitosa. 

No deje de soñar e imagine todo como si fuera un niño

Una de las cosas que más recomienda Disney  a los empleados es llevar siempre  un crayón en el bolsillo. La idea es que  sus colores le devolverán a la persona a la época creativa de la infancia. Cuenta una de las anécdotas que un ejecutivo que visitó Disney World dijo a un empleado del parque: “Qué pena que Walt no vivió para ver esto”. El trabajador le dio una respuesta sorprendente: “Pero sí que lo vio, por eso mismo existe”.

Todos los empleados son creativos

Para este gigante del espectáculo, todos sus  empleados constituyen por sí mismos  una mina de ideas. Por esa razón, en los proyectos para crear nuevos productos participan equipos que reúnen a empleados de diversas áreas y de todo nivel, en especial aquellas que están en contacto directo con los clientes, a los cuales  Disney prefiere llamar “sus huéspedes”. Estos empleados son para Disney “los ojos de la empresa”.

Crear es un ejercicio que debe hacerse en equipo 

Las ideas son independientes de la identidad que caracterice a  una persona. Los mejores resultados se dan con el trabajo en equipo. Por esa razón, esta firma recomienda que las empresas  generen los  espacios necesarios para que los colaboradores  puedan crear, aunque no pertenezcan al departamento de innovación o mercadeo. Esto motiva a otros empleados a participar más activamente en la innovación de la empresa. 

Es necesario montar una cultura de creatividad

No basta con creer en que todos son creativos. La empresa de entretenimiento más grande del mundo está convencida de  que las firmas deben facilitar ambientes adecuados para que las propuestas fluyan libremente. Para ello propone métodos como lluvia de ideas, trabajo en equipo y jamás hacer sentir a los empleados que sus ideas son malas. Estas pueden no funcionar hoy, pero podrían ser un éxito más adelante.  

Hay que mantener una cultura organizacional

Para Disney, la selección y capacitación del personal constituyen  partes fundamentales del éxito de una empresa, pues son ellos los que están en contacto directo con los clientes. Es vital que una empresa busque  actitud, más que aptitud en sus trabajadores. Por ejemplo, un parque de diversiones debe  ser una experiencia memorable desde que un visitante parquea su auto, por lo que  los empleados deben cuidar esos detalles.

Los riesgos son calculados desde su nacimiento

Para esta empresa, que ha experimentado y puesto a rodar todas las estrategias  inimaginables,  las ideas no surgen de un proceso al azar sino de una política  planificada. Esta  va desde escuchar la idea, evaluarla, ejecutarla y, otra vez, volver a evaluarla. Disney pone  a todo su personal a probar los juegos en sus parques de diversiones antes de  la inauguración. Incluye  a todos: desde ingenieros hasta el personal de seguridad. 

Llegar al cliente a través de todos los sentidos

La firma Disney no busca vender un producto sino una “experiencia memorable”. Por esa razón,  sus  ideas -sea un parque de diversiones o de una película- buscan que exploten los sentidos. Eso explica por qué en sus centros de entretenimiento se utiliza música todo el tiempo y el visitante puede observar un constante movimiento en sus calles. Si se pueden despertar, al menos tres sentidos, se crea una experiencia memorable.  

Eliminar el ‘no’ como respuesta dentro de la empresa  

Walt Disney nunca admitía un “no” por respuesta. Cuando el visionario diseñó su primer parque de diversiones pensó en usar animales reales: tigres, elefantes, jirafas, etc. Por supuesto que a los empleados les preocupaban los costos del proyecto y la seguridad de los visitantes, pero nunca le dijeron que “no” era posible. El  proceso creativo continuó y construyeron animales electrónicos tan reales como los que imaginaba Walt.

Identidad: los valores de la firma en cada producto 

La identidad organizacional es más fuerte cuando los empleados comprenden que son importantes para la empresa.  Pero no solo eso,  sino que también cada una de las personas de la organización debe conocer el producto y saber para quién lo crean. Para la firma Disney, resulta muy importante tener claro que el cliente está en permanente cambio, por eso el proceso creativo de la empresa debe ser permanente, cada segundo. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (3)