19 de noviembre del 2016 00:00

El negocio con toque venezolano florece

CCS Burguers está en la plaza Foch. Gustavo Rueda y Carlos Méndez lo administran. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

CCS Burguers está en la plaza Foch. Gustavo Rueda y Carlos Méndez lo administran. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 16
Paola Gavilanes
Redactora
pgavilanes@elcomercio.com (I)

Un pedacito de su país en Quito. Eso es lo que decenas de venezolanos buscan alcanzar tras su llegada al Ecuador con la apertura de negocios, muchos de ellos con productos propios del país llanero. Solo así, cuentan, será más llevadera la vida fuera de su querida Venezuela.

De acuerdo con el sociólogo venezolano Tomás Páez, en declaraciones a medios internacionales, alrededor de dos millones de compatriotas venezolanos han emigrado en los últimos 17 años hacia diversos países del mundo.

Mariana Baranya, Ángel Lafuente y Cristian Rivera son tres de esos emigrantes. Estos ciudadanos venezolanos llegaron al Ecuador hace dos años y hace 12 meses inauguraron Puro Lomo, una carnicería que ofrece variedad de cortes al estilo de su país. Uno de los más solicitados es aquel del que se deriva la carne mechada, utilizada para la elaboración de las ‘famosas’ arepas.

En Venezuela, cuentan, se come ese producto a cualquier hora del día. “Y teniendo tantos venezolanos aquí es justo que ofrezcamos ese tipo de cortes”, contó Ángel, un empresario que junto con sus amigos apostó por un crecimiento económico en el Ecuador.

Cristian contó que antes de inaugurar Puro Lomo, en Quito,
recorrieron ocho países en busca de oportunidades. “Y las encontramos en Ecuador”. Aseguran que este país les ofrece las garantías necesarias para invertir dinero en “cualquier tipo de negocio”.

Esa estabilidad, dicen, les motivó también a inaugurar CCS Burguers, un local donde se venden hamburguesas rellenas. “Vimos que eso no vendían acá. Analizamos el mercado y buscamos un local”, contó Mariana, que en su natal Venezuela estuvo vinculada a una empresa de seguros.

El negocio lo montaron en la plaza Foch. Allí CCS Burguers ofrece hamburguesas rellenas de queso, tocino, mariscos, cebollas caramelizadas, jamón serrano y chorizo español.

Cristian Rivera es uno de los socios propietarios de Puro Lomo, una carnicería. Foto: Patricio Terán /  EL COMERCIO

Cristian Rivera es uno de los socios propietarios de Puro Lomo, una carnicería. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

“Estamos felices con la acogida del público”, dijo Mariana, pues además de compatriotas también reciben a ecuatorianos y turistas procedentes de Europa y Estados Unidos.

El gancho, según sus propietarios, además de la variedad, es el trato que ofrecen a los clientes. La mayoría de venezolanos, por lo general, son amables y persistentes. “Queremos ofrecer productos y atención de calidad”.

Con eso buscan que los ecuatorianos vean su llegada como una oportunidad y no como una amenaza, pues además de difundir su cultura ofrecen fuentes de trabajo. Uno de los carniceros de Puro Lomo, por ejemplo, es quiteño.

Esos tres amigos forman parte de un grupo de 30 personas que pertenecen a una organización denominada Cámara de Empresarios y Emprendedores Venezolanos, próxima a constituirse legalmente.

Otros empresarios instalaron food trucks, una clínica, restaurantes, panaderías.

En ese grupo de emprendedores también está José Ángel Zambrano, un joven panadero que llegó al país en compañía de su esposa y estableció El Quijote Café, en el norte de la ciudad. Se trata de un lugar que ofrece panes y productos típicos de Venezuela.

Cuenta que la acogida del público ha sido buena, tanto así que ya formó una alianza con los propietarios de Puro Lomo y del food truck Pepitos Grill para elaborar platos tradicionales. “Llega la Navidad y hay platos especiales que queremos ofrecer a los venezolanos”, aseguró. El plato tradicional de la época es la hallaca (pastel de harina de maíz relleno con un guiso de carne y otros ingredientes), acompañada de pernil o pavo, pan de jamón y ensalada de gallina.

De acuerdo con cifras compartidas por Daniel Regalado, director institucional de la Asociación Civil Venezolanos en Ecuador, estos emprendedores forman parte de los 8 314 llaneros que radican en el país (hasta el 15 de noviembre del 2016). De ese grupo, el 76% es profesional, el 5% es bachiller y el 5% posee algún empleo trabajo empírico. Hay profesionales en las áreas de Comunicación, Educación, Gastronomía, Publicidad.

De acuerdo con Regalado, las cifras se recopilan desde marzo del 2015 pero no abarcan a la totalidad de los ciudadanos de ese país.
También, comienzan a aparecer negocios y servicios de ecuatorianos enfocados en temas legales y financieros.

En el Centro Comercial Espiral ya funciona un despacho de abogados que ayudan a los venezolanos a tramitar la visa de residencia, mientras que en otro local ayudan con transferencias de recursos a entidades venezolanas. Sus administradores no ofrecieron declaraciones a EL COMERCIO.

En contexto

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos y el Ministerio del Interior, 39 244 personas han ingresado al país procedentes de Venezuela en el 2016. De ese grupo, 35 181 han retornado a ese país. El resto sigue en Ecuador o no han registrado su salida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (4)