7 de April de 2010 00:00

Murillo: El Telégrafo necesita una ley de medios públicos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Guayaquil A cinco  días de su renuncia, la ex subdirectora de diario El Telégrafo, Carol Murillo,  habló de  lo que   ocurre en ese medio estatal. Lo hizo ayer  en el noticiero  de Ecuavisa.Sin   profundizar   las causas de su salida,     relacionada con la censura que tuvieron tres artículos, dijo que el problema “es más grande”. Lo es - señaló-   porque se mezcla  el entender  lo que debe ser un medio de comunicación público, sus alcances y también sus limitaciones.

34 articulistascriticaron, el  27 de enero pasado, la    creación de otro   diario oficialista  en El Telégrafo.

“Efectivamente, El Telégrafo, como primer diario público, encontró sus limitaciones al ser     vulnerable debido al limbo legal que tiene. No deja de ser un medio público, por sus líos jurídicos. Eso  corresponde a la Asamblea Nacional”.Si bien reconoció que hay problemas de distribución y circulación, precisó que no estaba en sus manos, ni en la del ex director, Rubén Montoya, solucionarlos.   El problema no fue de contenido. “Se está mezclando una filosofía neoliberal sobre un medio público. El diario público no es un negocio, no debe  serlo”.En el enlace del sábado último, el presidente Rafael Correa  se refirió a la situación   del medio. “Pierde USD 6 millones anuales, para que un grupo de importantes intelectuales ecuatorianos escriba para ellos mismos. El alcance del diario es el 1% del público total. Tenemos que tener criterios empresariales, de rentabilidad”, señaló.A     los   problemas económicos  se suman los editoriales.  Este lunes, tras una reunión   en la Universidad Andina, en Quito, 21 articulistas decidieron dejar de colaborar con el periódico. Ellos tenían espacios semanales en las páginas Opinión & Debate. Cuatro de ellos ya anunciaron    su  renuncia  la semana pasada.Los 21, en  una carta pública,  criticaron la salida de Montoya, la censura de  artículos     y el anuncio del Directorio del medio  de no publicar columnas  que hablen de        decisiones internas.Esta situación   afecta a las páginas editoriales. Por ejemplo,   los  lunes, usualmente,  aparecían las columnas      de  Ylonka Tillería, Ángel Emilio Hidalgo   y Wladimir Sierra Freire. Este último  lunes, no  salieron. En su lugar, estuvieron notas de   Juan Paz y Miño, César Paz y Miño, Guillermo Bustos y Humberto Jácome. El   de Mariana Neira, que   salía también a inicios de semana,  se publicó    el domingo.Ayer ya no aparecieron  los artículos de Alejandro Moreano ni de Lucrecia Maldonado. En cambio, estuvo  uno   escrito por un  miembro  del Directorio del periódico,  Ilitch Verduga Vélez.El lunes, Máximo García, director encargado, se reunió con el equipo periodístico de Quito. Allí, sin profundizar,  habló de los cambios en los contenidos y  de la situación laboral.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)