24 de marzo de 2017 00:00

Municipio de Quito indemniza por daños a vehículos

1. En la calle Isla Seymur (norte), sentido sur-norte, hay un hueco de más de un metro de diámetro. 2. Baches en la avenida Veintimilla y Reina Victoria son reflejo del mal estado de las vías públicas. 3. En la calle Vasco de Contreras, en el norte de la

1. En la calle Isla Seymur (norte), sentido sur-norte, hay un hueco de más de un metro de diámetro. 2. Baches en la avenida Veintimilla y Reina Victoria son reflejo del mal estado de las vías públicas. 3. En la calle Vasco de Contreras, en el norte de la urbe, hay otro bache en plena vía. Fotos: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 37
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 13
Patricia Carolina González

La intensa lluvia le impidió a Ángel Ortega, conductor de taxi de la Cooperativa Argelia, percatarse del bache en la avenida Pedro Vicente Maldonado, en el sector San Bartolo, sur de la ciudad. Fue en noviembre del pasado año. Ortega culminaba su jornada a las 17:00 y se dirigía a casa cuando ocurrió lo inevitable.

No esquivar el bache le costó alrededor de USD 200 por el cambio de un amortiguador y de la llanta derecha de su carro. “Esta situación me afecta en lo económico. Al mes yo percibo cerca de USD 600”, comenta el conductor de taxi, quien aclara que él debe cubrir el mantenimiento del vehículo.

Una situación similar vivió Claudio Pallero, en enero pasado. A las 18:30, luego de salir de su trabajo, atravesaba en su vehículo por las calles República del Salvador y Portugal: “El hueco estaba del lado izquierdo, junto al parterre. Sí lo vi, pero no pude evitarlo”, cuenta Pallero. La lluvia tampoco cesaba esa noche.

“Cambié la llanta por la de emergencia, pero el aro estaba hundido. Al día siguiente me tocó ir al taller a que me reparen el aro. Eso me salió como en USD 70. Desconozco si el Municipio puede pagarme por el daño”, señala.

El artículo 53 de la Constitución del Ecuador determina que las empresas que presten servicios públicos deberán incorporar sistemas de medición de satisfacción de los usuarios y consumidores, y aplicar sistemas de atención y reparación. La norma establece que “el Estado responderá civilmente por los daños y perjuicios causados a las personas por negligencia y descuido en la atención de los servicios públicos que estén a su cargo, y por la carencia de servicios que hayan sido pagados”.

La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas cuenta con una póliza de Responsabilidad Civil que otorga la cobertura a la totalidad de los daños presentados para siniestros. “Los ciudadanos solo pueden presentar reclamos a la Epmmop cuando el daño ocasionado en sus vehículos sea por responsabilidad de obras de la empresa o por la caída de árboles dentro de la ciudad de Quito”, aclaró el ente público.

En promedio, la Epmmop recibe mensualmente tres reclamos de personas que se sienten afectadas por daños a sus vehículos. La empresa asegura que todos reciben cobertura “siempre que exista un informe técnico de verificación de daños responsabilidad de la Epmmop ante estos eventos”.

Para levantar el informe, el ente público recopila información y realiza una inspección en el sitio para determinar las causas del siniestro. Adicionalmente, el vehículo es revisado por la agencia de seguros para identificar los daños ocasionados y verificar si estos corresponden a los tiempos indicados por el afectado.

María José Troya, directora de la Tribuna del Consumidor, recuerda que la Ley Orgánica de Defensa del Consumidor establece en su artículo 4 que el consumidor tiene derecho al acceso a servicios básicos de óptima calidad.

“Eso daría lugar a una reclamación por incumplimiento de la ley, directamente al Municipio o al juzgado de contravenciones. Este puede determinar que se repare el daño, además de asignar multas al Municipio o al proveedor del servicio”.

Santiago Loaiza, mecánico de autos del taller Autoworks, explica que “la constante caída en huecos de mediana altura provoca desgaste prematuro en amortiguadores, resortes, muelles, ballestas, cauchos de suspensión, rótulas y terminales de dirección y torcedura en el compacto”. Agrega que los baches grandes pueden causar rotura de llantas. “También se puede doblar o trizar el aro, romper o torcer punta de eje y puede provocar fisuras en rótulas de suspensión”.

Incluso las alcantarillas levantadas pueden arrancar la rueda de un vehículo pequeño, indicó Loaiza. “También por evitar un hueco, un carro puede accidentarse o hasta volcarse”. Señala que dependiendo del daño, la reparación puede costar de USD 100 a
1 000. Al mes recibe de uno a dos clientes por estas causas. “Con lluvias es más fácil que esto ocurra”.

El alcalde Mauricio Rodas indicó ayer (23 de marzo) que el estado de las vías es una preocupación, al verse afectadas por el fuerte invierno. “Repavimentar en este momento no sería adecuado ya que el asfalto colocado con la humedad y lluvias no se compactaría”, aclaró.

Requisitos para reportar daño ante la epmmop

Carta a la Epmmop indicando si el auto está asegurado.
Entregar fotocopia a color de la matrícula del vehículo.
Tener a mano una fotocopia a color de la licencia de conducir.
Fotocopia a color de la cédula y de la papeleta de votación.
Fotos en las que se verifique el daño causado al vehículo.
Indicar un número de teléfono y un correo electrónico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (28)
No (16)