3 de junio de 2015 15:19

Municipio de Quito analiza la ubicación de 100 casas junto a la quebrada Cuscungo

Un grupo de 15 obreros se encarga de la limpieza y las readecuaciones de la zona. Foto: Diego Bravo/ EL COMERCIO.

Un grupo de 15 obreros se encarga de la limpieza y las readecuaciones de la zona. Foto: Diego Bravo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 2
Diego Bravo

Los trabajos de limpieza y arreglos de la quebrada Cuscungo en el barrio Monjas Orquídeas (oriente de Quito) se demorarán una semana. Así lo confirmaron los funcionarios de la Secretaría de Seguridad y la Empresa Pública Metropolitana de Agua y Saneamiento, quienes acudieron la mañana del 3 de junio del 2015 al punto en donde se reportó el deslizamiento de tierra.

Un grupo de 15 obreros se encarga de la limpieza y las readecuaciones de la zona.

Una pala mecánica removió los 300 metros cúbicos de tierra y escombros que tapó el dique de aguas servidas. La Dirección Metropolitana de Riesgos también hizo una evaluación del peligro al que se exponen las personas que ocupan las viviendas que se ubican cerca de la quebrada."Si es que en algún inmueble se presenta el requerimiento de relocalización, tenemos que plantearlo", dijo Juan Zapata, secretario de Seguridad y Gobernabilidad del Distrito Metropolitano de Quito.

Por eso, el funcionario añadió que se levantó información de 100 casas ubicadas junto a la quebrada y se analizarán los resultados de los informes técnicos para ver si se las reubicará.

María Robles es una de las moradoras cuya vivienda está junto a la quebrada. Ella estaba preocupada por el deslizamiento de tierra y pidió a la Alcaldía que la ayuden a reubicarla en otro sector.

El ingeniero Luis Fernando Burbano, de la Empresa Pública Metropolitana de Agua y Saneamiento, señaló que los trabajos para reencauzar aguas servidas y arreglos de alcantarillado durarán una semana más.

Los moradores de Monjas Orquídeas insistieron al Municipio de Quito que se rehabilite la calle adoquinada José Ortiz que conecta que a ese barrio con Jardín del Valle y que se derrumbó hace más de un año por las lluvias. Ante eso, Zapata explicó que se analiza el daño para “ver si se requiere un muro y estudiar presupuestos”. La gente argumentó que esa vía ayuda a descongestionar el tráfico que se produce en El Trébol.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)