11 de October de 2014 20:20

El Municipalismo de la actualidad, con dos rostros ante el Gobierno

Paúl Carrasco, Mauricio Rodas, Ramsses Torres y Jaime Nebot en Guaranda, el 2014. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Paúl Carrasco, Mauricio Rodas, Ramsses Torres y Jaime Nebot en Guaranda, el 2014. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 18
Contento 0
Adriana Noboa A. (I) politica@elcomercio.com

Las diferencias políticas entre las autoridades locales no alineadas y el Gobierno central se acentúan. El oficialismo se niega a ceder espacios y la época electoral pareciera no haber terminado en febrero. El escenario más reciente de esta pugna política fue Guayaquil, donde la ciudadanía tuvo nuevamente que celebrar sus 194 años de independencia divida entre el alcalde Jaime Nebot y el presidente Rafael Correa.

La reunión de Guaranda, el 10 de septiembre, fue una muestra de que no todos los gobiernos locales están de acuerdo con las políticas del Régimen. Y fue un recordatorio de las elecciones seccionales, donde Alianza País tuvo resultados negativos en los municipios más grandes.

El evento trajo a la memoria las reuniones de inicios de la década del 2000, donde participaron los alcaldes de la época; Jaime Nebot, Fernando Cordero (Cuenca), Auki Tituaña (Cotacachi), Paco Moncayo (Quito) y Bolívar Castillo (Loja).

En ese momento el panorama político era distinto. La crisis, por la poca estabilidad de los gobiernos estatales, dio paso a una fuerte presencia del municipalismo. Moncayo recuerda que la Asociación de Municipalidades no se adhería al Presidente, “hubo una relación cordial con el Ejecutivo, pero ninguna subordinación”.

Una de esas reuniones sucedió el 15 de junio del 2004, en la presidencia de Lucio Gutiérrez. La conclusión fue que el centralismo era obsoleto y que la transformación podía darse con alianzas estratégicas con los gobiernos seccionales. Los alcaldes pidieron soluciones para el sector eléctrico, la descentralización y la rehabilitación vial y le dieron 15 días al Ejecutivo para responder. La semana posterior, Gutiérrez se comprometió a solucionar, al menos, el problema eléctrico.
Pero con la llegada de la revolución ciudadana, el municipalismo, ha quedado opacado por el protagonismo del Ejecutivo. Según Moncayo hay una subordinación de las autoridades.

Incluso, algunas peticiones de otras funciones del Estado, como el Consejo Nacional Electoral (CNE) y la Asamblea, han quedado en exhortos. El CNE lo hizo en las últimas elecciones cuando pidió al Presidente que no emitiera su sabatina antes de las votaciones. Y la Asamblea, por ejemplo, lo ha hecho, en 2010 y 2011, para que decretara la emergencia en provincias como Loja, Chimborazo, Bolívar y Guayas.

En la cita de Guaranda hubo 21 alcaldes y prefectos, Nebot, Mauricio Rodas (Quito), Ramsses Torres (Guaranda), Paúl Carrasco (Azuay), Marcelino Chumpi (Morona), entre otros.

Ellos emitieron una declaración de 12 puntos con peticiones al Gobierno, como el respeto a las competencias y autonomía locales y otros temas de coyuntura.

Moncayo afirma que esto fue un error porque provocó un resultado inverso. La respuesta del Gobierno fue organizar su propia reunión, el pasado martes en Cuenca. El evento se llamó Somos Ecuador y congregó a alrededor de 600 prefectos, alcaldes y presidentes de juntas parroquiales que respaldan su gestión.

Para el exalcalde de Quito, esto empalideció lo actuado en Guaranda y permitió que el oficialismo reforzara “ese fantoche de la restauración conservadora, que han creado con hábil manejo de propaganda”. El mismo presidente Correa dijo que la reunión de Cuenca sirvió para rechazar las autonomías a la carta, la politiquería desde lo local y el pasado.

Luis Verdesoto, analista político, explica que en Ecuador hay un resurgimiento de las instancias locales como espacios con mayor libertad, pese a la presión económica del Gobierno central, por la asignación territorial de recursos.

Este es el motivo porque las autoridades locales, en general, tienen más aceptación actualmente -comparable en lo que puede serlo- que el Presidente de la República, por ejemplo, en Quito, Guayaquil y Cuenca, indica Verdesoto.

Si bien la mayoría de los 600 presentes en Cuenca mostraron su apoyo, hubo unos pocos opositores. Los de Pachakutik acudieron con la intención de entregar el pedido de reforma a la Ley 010, sobre la participación en las rentas petroleras que corresponden a los gobiernos amazónicos.

Hubo participantes de partidos o movimientos considerados de oposición, como Agustín Casanova, de Portoviejo, Jorge Zambrano, de Manta, Rafael Dávila, de Loja, Guido Vargas, de Sucumbíos, Esteban Quirola, de El Oro, y Torres.

Así, con el escenario político actual y las acciones del Gobierno, Verdesoto cree que las autoridades locales tendrán mucha presencia en las siguientes comparecencias electorales, en 2017, incluso como candidatos de repercusión nacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)