28 de February de 2014 17:03

Tras las violentas manifestaciones, Maduro llama a Capriles a unirse al diálogo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Presidente de Venezuela invitó nuevamente al gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski a que se sume a la Conferencia Nacional por la Paz.

“Yo le sigo haciendo un llamado al gobernador de Miranda. Lo dije la otra vez ¿Por qué no se vienen los tres gobernadores de oposición? Ya vino Henri Falcón, ya vino (Liborio) Guarulla. Que vengan los 3, aquí estoy”, dijo Nicolás Maduro desde Miraflores.

“No se les va a quitar nada a ustedes ni a mí. Más bien creo que el país ganaría si nos vemos las caras y conversamos. Con respeto, como siempre. Yo respeto, tú respetas, nos respetamos”, acotó el mandatario.


Maduro no salió ayer de Miraflores
El presidente Nicolás Maduro no salió el jueves 27 de febrero de Miraflores, donde lleva una semana de encierro. Desde temprano, Casa Militar dispuso un operativo especial; barandas desde la puerta 2 del palacio hasta El Calvario, en El Silencio, donde instalaron una tarima, pero el vicepresidente Jorge Arreaza pidió (a las 17:22) que le enviaran un saludo, ya que “por cansancio, no vendrá”. Maduro estaba ronco, dijo.

Los soldados fueron apostados en las azoteas de los edificios; con binoculares, metralletas, así como en los 4 cuatros puntos de entrada al evento, en conmemoración de los 25 años del Caracazo.

Al referirse al 27-F y la violencia de febrero de 2014, Arreaza exclamó: “¡Jamás este Ejército, esta FANB, disparará contra el pueblo!”.

“¡Acompañen al campeón de la paz, a Maduro! ¡No es un pacto de cúpulas!”, expresó el alcalde de Libertador sobre la Conferencia de Paz.

La gente, que partió de Guarenas, Antímano y Catia hasta El Calvario, bailó música llanera y algunos se vieron tristes cuando Alfredo Aray cantó “Linda Barinas” en honor a Hugo Chávez.

Los vendedores no perdieron el día y ofrecieron desde raspaditos, hasta las banderas de Cuba. ¿El costo? 150 bolívares. En el caso del estandarte de Venezuela, el precio variaba según el tamaño, entre 150 y 350 Bolívares. En Catia, Mari Pili Hernández señaló que el 27-F “despertó el pueblo entre la miseria”, mientras que el diputado del PSUV, Freddy Bernal, instó a la organización popular.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)