3 de July de 2010 00:00

Una serie de suicidios mantiene en zozobra a Rosario de la Frontera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Santiago Estrella Garcés

Rosario de la Frontera es una ciudad del interior argentino, en la provincia de Salta, a 1 600 kilómetros de Buenos Aires.

Está ubicada en lo que se conoce como “el norte argentino”. Rodeada de Montañas, sus aguas termales tienen propiedades curativas reconocidas desde tiempos precolombinos, en lo que luego se llamó “el alto Perú”.

La ciudad queda en una hondonada y en sus alrededores se ve el verdor de la soya, que con el paso del tiempo desplazó a los porotos, otrora principal producto agrícola. Tiene algo más de 30 000 habitantes y si bien es una ciudad apacible, hay un incesante movimiento de camiones en una urbe que no solo es comercial, agrícola y ganadera, sino con un turismo internacional que crece sostenidamente.

La paz de esta ciudad se vio afectada desde que comenzó el año. Seis adolescentes decidieron quitarse la vida, tres en una semana, y 15 lo han intentado.

Si bien aún buscan explicaciones ciertas (¿soledad, exclusión?), todos saben que se trata de un juego macabro: el ‘shoking game’ o ‘el juego del ahorcado’.

También le llaman ‘de los seis nudos’ porque, por lo general, atan seis nudos de una bufanda o un pañuelo, generalmente azules. Se cuelgan de ella, mientras los nudos se van deshaciendo por el peso corporal.

Hasta que se van desatando, hay una sensación de ahogamiento, aparentemente placentero.

Se difunde por Internet y tiene sus seguidores en todo el mundo.

“Pero hay un hecho particular en estos casos: lo hicieron en soledad. Por lo general, se hace entre amigos. Aquí lo hicieron desde las camas literas o los picaportes”, cuenta Antonio Abarzúa, periodista policial del diario El Tribuno, que circula en Salta.

En Rosario de la Frontera el susto poblacional se fue incrementando. Inmediatamente, hubo movilizaciones ciudadanas de adultos y jóvenes. Algunos padres se han visto obligados a suspender la Internet en sus casas.

En los cibers, la Policía ejerce más control. Se tuvo que crear un comité de emergencia, “que ha logrado por el momento controlar las cosas”, comenta Pablo Sarmiento, periodista de aquella ciudad, recordando lo que ocurrió con la primera.

“La primera víctima, Antonia (nombre ficticio), ya venía practicando este jueguito cuatro o cinco veces, según confesó una compañera. Pero siempre lo había hecho con cuatro nudos. Su última malograda vez lo hizo con seis”, añade Sarmiento.

De los seis casos, apenas uno fue por un conflicto familiar. Y el último sorprendió porque lo hizo con un tiento y lo encontraron de rodillas. Y los temores se han suscitado. Cuentan que hay una sensación extraña en la ciudad y hasta se habla de influencias satánicas. Los jóvenes han mantenido algo así como un pacto de silencio.

“Cuando logramos que nos cuenten, los chicos dicen que una fuerza extraña los atrae y que eso les da miedo, temen cometer la misma locura que sus compañeros. Los estudiantes no colaboran”, dice María Luisa León, directora del colegio Comercial 5009, en donde estudiaron tres de las víctimas.

Las investigaciones judiciales avanzan en un caso de extrema complejidad que fue caratulada como “NN, instigación al suicidio”. Por el momento, las sospechas recaen sobre un joven de 22 años, que se filmó y lo envió a diferentes chicos. La Policía secuestró su celular y computadora.

Sin embargo, el comisario Ariel Escalante sostiene que “es un misterio el motivo por el que los chicos se quitaron la vida. No surge, de los análisis de los teléfonos y de la computadora de uno de los muertos, ningún indicio de que haya habido un instigador”.

Mientras el Gobierno Nacional envió cinco especialistas para ayudar en la contención y piden el asesoramiento de Carlos Martínez, presidente de la Asociación Argentina de Prevención del Suicidio (ver punto de vista), los padres buscan un mayor acercamiento con sus hijos.

“En muchas casas dejamos de lado a ese eterno invitado a la hora del almuerzo: la televisión. Ahora estamos conversando mucho”, finaliza Sarmiento.

fakeFCKRemove

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)