16 de May de 2010 00:00

San Francisco: los lunes son días de frutas y verduras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Siete Días y agencias

Si es un carnívoro voraz que acostumbra ir a restaurantes, el consejo es evitar estar un lunes en San Francisco, pues ese día no hay carne en la carta.

La Junta de Supervisores de la ciudad de San Francisco, California votó a favor de una resolución que dicta que los lunes no se coma carne.

La disposición define que los lunes serán “días vegetarianos”. Además exige, insta y alienta a restaurantes, supermercados y escuelas a ofrecer menúes alternativos que mejoren la salud de los residentes y visitantes de la bahía. Igualmente, la ordenanza incrementará la conciencia de los beneficios de una “dieta verde” para el planeta.

Sophie Maxwell, supervisora de la ciudad y vegetariana hace 40 años, introdujo el movimiento. Con este mandato, San Francisco se transforma en la primera ciudad estadounidense en fomentar la práctica de no comer carne un día a la semana. Una manera simple y contundente de evitar el cambio climático, el deterioro del aire y el consumo desproporcionado.

La resolución nació como una iniciativa encabezada por la Sociedad Vegetariana de la ciudad y por En Defensa de los Animales.

En octubre del 2009, los colegios públicos de la ciudad de Baltimore, optaron por descartar la carne en su repertorio de los lunes. Un proyecto similar se propuso en los colegios de Manhattan, Nueva York.

¿De qué forma dejar de comer carne puede marcar la diferencia? De acuerdo a un estudio de la Organización de Alimentos y Agricultura de Naciones Unidas (FAO) las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a toda la cadena de producción de carne representan una quinta parte de las emisiones mundiales totales.

El 18% de las emisiones viene de la deforestación provocada por los criadores de ganado, el transporte de las carnes y su producción industrial. Además, el exceso de carne en las comidas ha sido relacionado con el riesgo de sufrir cáncer, mientras que las dietas ricas en frutas y verduras reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Un informe (2009) del Banco Mundial concluye que la producción de los animales de granjas agrícolas son responsables de, al menos, un 51 por ciento de las emisiones anuales de gas invernadero.

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) apoya el dictamen: “no te estamos pidiendo que te hagas vegetariano o que te conviertas en abogado de los derechos de los animales, simplemente que tomes el compromiso de no comer carne una vez a la semana. Ninguna otra acción resultará tan simple y tan poderosa para hacer algo por el planeta”.

Según la campaña, si toda la población estadounidense no comiera carne los lunes, la cantidad de emisiones que se reducirían sería igual al hecho de que todas las personas de ese país cambiaran sus autos por uno como el Toyota Prius. También aseguran que se ahorraría suficiente agua como para que cada persona pudiera llenar su bañera aproximadamente 20 veces al año y se evitaría el consumo de 12 mil millones de galones de gasolina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)