5 de May de 2014 00:01

El opositor Varela sucederá a Ricardo Martinelli

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El candidato opositor Juan Carlos Varela ganó ayer la elección presidencial en Panamá con 39% de los votos, siete arriba del oficialista José Domingo Arias. Así lo declaró el Tribunal Electoral con más de 60% de las mesas escrutadas.

Varela, del conservador Partido Panameñista (PP), recibió una llamada del presidente del Tribunal, Erasmo Pinilla. Este le comunicó que había sido electo para gobernar el país en los próximos cinco años.

“Lo llamo para comunicarle que, con base en los resultados extraoficiales del día de hoy, usted es el próximo presidente de la República para el período 2014-2019”, dijo Pinilla a Varela en la llamada que hizo desde la sede del Tribunal, en presencia de periodistas.

[[OBJECT]]Varela le respondió con un mensaje de agradecimiento al Tribunal. “Sobre todo a este hermoso pueblo panameño”.

El Mandatario electo llegó a las elecciones como uno de los tres candidatos con opciones de ganar los comicios.

Las últimas encuestas lo situaban en el tercer lugar, detrás de Arias y el opositor socialdemócrata Juan Carlos Navarro, pero mostraba un fuerte repunte en los últimos sondeos.

Poco después de recibir el anuncio de que había sido electo, se trasladó a un céntrico hotel capitalino para saludar a sus partidarios, muchos vestidos con el color morado de su Partido Panameñista.

Navarro, del Partido Revolucionario Democrático (PRD), fue el primero de los aspirantes presidenciales en reconocer la victoria de Varela.
¿Quién es el Presidente electo de Panamá?  Es un próspero fabricante de ron y ferviente católico de 50 años, vicepresidente marginado del gobierno de Ricardo Martinelli, de quien devino férreo opositor.

La victoria es la revancha  de Varela, quien en campaña aseguró que sería un presidente con la “firmeza” del exmandatario colombiano Álvaro Uribe y el “corazón” de la gobernante chilena, Michelle Bachelet.

Al cierre de la campaña política, el pasado 28 de abril, Varela había anunciado que su plan era “instalar un gobierno de diálogo, consensos y unidad nacional que continuará con el progreso alcanzado en los últimos años” pero corregirá los errores con transparencia y rendición de cuentas.

Varela se hizo millonario vendiendo ron, con la empresa familiar  Varela Hermanos  en la que ha ocupado cargos directivos. Sus opositores lo acusan de no pagar el salario mínimo a sus trabajadores,  algo que él desmiente.

está casado con la periodista Lorena Castillo y es padre de tres hijos. Ingeniero industrial egresado del Instituto Tecnológico de Georgia, Estados Unidos, trabajó en la industria de su familia, en la central provincia de Herrera, que exporta licores a Chile y Bolivia.

En sus años de juventud militó en Panamá en el movimiento religioso jesuita, comprometido con la causa del asesinado arzobispo salvadoreño Óscar Romero. Se define como de “centro social” y se identifica como defensor de los sectores pobres. Es, además, miembro fundador del renovado Partido Arnulfista, que en el 2005 cambió el nombre a Partido Panameñista (PP).

  • La herencia de Martinelli

Con las elecciones de ayer culmina uno de los procesos políticos más crispados de la reciente historia de Panamá, tras una batalla a favor y en contra del saliente gobernante del país, Ricardo Martinelli.

La designación de su esposa, Marta Linares, como aspirante a la Vicepresidencia junto al candidato José Domingo Arias por Cambio Democrático (CD), partido que preside Martinelli, fue ampliamente interpretada como una maniobra suya para seguir vinculado al ejercicio del poder.

La Constitución panameña establece que un jefe de Estado no puede ejercer dos mandatos consecutivos y debe esperar dos períodos presidenciales para volver a ser candidato.

Martinelli, dueño de una cadena de supermercados, entre otros negocios, ha convertido a Panamá durante su mandato en el país de mayor crecimiento económico de Latinoamérica y ha realizado inversiones en infraestructuras nunca antes emprendidas y concluidas en esta nación que no llega a los 4 millones de habitantes.

La oposición acusa a Martinelli en síntesis de pretender imponer “una dictadura civil” tras haber violado la Constitución al tratar de detentar el control de los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo, y mantenerlo además aún cuando abandone la Presidencia de la República. El analista político y abogado Ebrahim Asvat consideró que en las elecciones estaba en juego una manera de gobernar, la que ha ejercido Martinelli o la que proponen los principales rivales de la oposición,  Navarro y Varela.

Martinelli es “un presidente con mucha voluntad y acción, pero muy desafecto a las reglas del Estado de Derecho y la institucionalidad democrática”, a juicio de Asvat. “Durante su mandato -según el analista- se han minado los frenos y los contrapesos propios de la división e independencia de los poderes”. el Estado de Derecho”.

Adolfo Linares, extitular de la Cámara de Comercio de Panamá, había dicho que si Arias gana “será un títere secuestrado en el palacio presidencial de Las Garzas por la dictadura familiar de Martinelli”.

En contexto
El nuevo presidente de Panamá recibirá un país en transformación con un presupuesto de cerca de USD 20 000 millones, el más alto en su historia, y una economía que genera riquezas por cerca de USD 40 000 millones,sostiene el sociólogo Marcos Gandásegui.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)