30 de January de 2014 00:03

Un nuevo Obama deja de ofrecer grandes cambios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Alguna vez clamó "¡cambiemos el mundo!", pero el presidente estadounidense, Barack Obama, modificó su postura y en el caso de seguir queriendo remodelar el mundo lo hace a pequeños pasos.

Acorralado por los republicanos, afectado por sus propios tropiezos y falta de inspiración tras 5 años difíciles, el Presidente ha sabido adoptar el incrementalismo.

Obama ofreció la noche del martes un optimista discurso del Estado de la Unión, apostando a la lucha contra la desigualdad económica en su país.

Pero no presentó ningún programa multimillonario o propuesta de un gran desafío para los estadounidenses. Ofreció planes modestos y específicos amenazando con gobernar por decreto para evitar al Congreso, que ha dejado marchitar sus grandes planes de reformas.

"Estados Unidos no se detiene y yo tampoco lo haré. Así que donde pueda y cuando pueda tomar medidas sin legislación (aprobada por el Congreso) para ampliar las oportunidades para más familias norteamericanas, eso es lo que voy a hacer", dijo Obama en el balance de gobierno que hacen anualmente los presidentes de este país ante las dos cámaras del Congreso.

En el pasado, el Mandatario abogó por detener la crecida de los océanos y enmendar la "política rota" de Washington. Ahora intenta hacerse un camino en el fango político, con "escaleras" para que todos tengan ahorros para la jubilación, salarios, educación y salud decentes. "Lo que vemos es un Obama diferente", dice William Rosenberg, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Drexel de Filadelfia.

Obama llegó a la Casa Blanca con ímpetu y generando fuertes expectativas, y tuvo la suerte de suceder al impopular George W. Bush. Explotó el control de los demócratas en el Congreso para sumar una cantidad de propuestas, que abarcaban la prohibición de la tortura, la recuperación de la industria automotriz y la aprobación de las reformas al sistema de salud...

Pero ahora, con el poder dividido en Washington, la esperanza y el cambio que personificaba quedaron en el pasado.

Uno de los ejemplos más evidentes es la propuesta de Obama de una reforma inmigratoria, que regularice la situación de los 11 millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos. Pero el martes, trató con suavidad el tema -su potencial único legado a nivel nacional en su segundo mandato- en un intento por no espantar a los legisladores conservadores.

No busca consensos ni lucha frontal
El nuevo Obama ha demostrado no ser un buscador de consensos pero tampoco un pitbull político que se enfrente a los republicanos hasta el cansancio. En lugar de ello, se ha moldeado como un presidente activo e independiente, que utiliza la legislación y confía en inclinar el clima político a su favor. Así, el presidente anunció que en los próximos días decretará un aumento del salario mínimo para los nuevos trabajadores contratados por el Estado federal. Este pasará de USD 7,25 a USD 10,10  la hora.

Regulará las centrales eléctricas para disminuir la emisión de gases contaminantes en caso que no logre la aprobación de una legislación sobre cambio climático. Y llamará a los directivos de empresas a no discriminar a quienes han pasado largo tiempo desempleados, incluso si los republicanos bloquean sus proyectos para el estímulo al empleo.

La evolución de Obama en estos años no es la única sufrida por los mandatarios de EE.UU. Los presidentes se sienten a veces frustrados por el poder de los lobbys contra su gobierno. Pero el eclipse que provocó Obama fue más profundo. La promesa de convertirse en el primer presidente negro de EE.UU. es un ejemplo.

Obama se ve a sí mismo como un presidente de transformación, más como lo fue Ronald Reagan que Bill Clinton.

"Los presidentes, tanto republicanos como demócratas, están ahí porque quieren lograr cosas", señala Rosenberg.

Obama parece haber calculado que mientras le falte poder para aprobar una reforma tributaria o alcanzar la paz en Siria, debe concentrar su influencia allí donde sea más efectiva.

En opinión de Maureen Conway, analista del Instituto Aspen, aumentar el salario mínimo y abrir a la población el acceso a la cobertura sanitaria y a la educación puede marcar la diferencia en el segundo mandato de Obama. "Creo que las reformas tienen un impacto tangible porque conciernen los asuntos de la economía familiar básica. Son fundamentales porque la gente vive su vida cada día", apunta. Sin embargo, Obama no puede perder de vista las legislativas de noviembre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)