28 de December de 2010 00:00

Nueva York está bajo 74 cm de nieve

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Olga Imbaquingo

La nieve no llegó a tiempo para perpetuar la imagen de las navidades blancas en la costa noreste de EE.UU. Pero llegó dos días después, con vientos de hasta 50 km por hora y puso a los periodistas a disputarse la lista de superlativos para calificar a la primera nevada de este invierno como la más monstruosa, terrible y quizá la más grande de la temporada.

Unos 2 000 vuelos fueron cancelados, los viajes en tren y en buses también sufrieron interrupciones en los estados de Nueva Jersey, Nueva York y Connecticut.

Además de las tradicionales fotografías de niños jugando con bolas de nieve en las calles y parques, las imágenes de pasajeros con sus maletas de cabecera durmiendo en los aeropuertos sirvieron para graficar que el noreste de EE.UU. y Canadá estaban en emergencia por la tormenta.

“Llegué al aeropuerto de Montreal el 26. Estaba vacía la terminal de American Airlines. El viaje de regreso a Nueva York había sido cancelado por la tormenta de nieve. Aquí estoy varado hasta el 29”, contó ayer por teléfono Óscar Dueñas, quien viajó a pasar la Navidad con unos primos.

Lo irónico, dijo él, es que “Montreal debería estar bajo nieve y aquí hace sol. El clima está de atar”. Así piensan los residentes del norte de Virginia, Washington y Maryland, a quienes el pronóstico los obligó a quedarse en casa ante la amenaza de tormenta, pero esta pasó por alto y solo trajo fuertes vientos.

Al menos 10 muertes en estados seriamente afectados fueron atribuidas a las peligrosas condiciones de las carreteras, según un reporte de la agencia Reuters.

En las carreteras de West Orange, en Nueva Jersey, decenas de autos quedaron varados y con ocupantes en estado de pánico por miedo de morir congelados.

“Mientras las horas pasaban y el 911 no servía para nada, ni había grúas, ni ambulancias y la Policía solo decía que no se da abasto con tantas emergencias, crecía dentro de mí la certidumbre de que quizá llegó la hora de morir congelada”, contó Silvana Granizo.

Ella y una amiga fueron a dejar a otra amiga a su casa el domingo, a las 15:00. Solo era una hora de viaje pero hicieron tres. El regreso se convirtió en la peor pesadilla. “El carro no podía avanzar, con las manos nos tocó sacar la nieve de debajo de las llantas, para que unos metros más allá se quedara otra vez. Se congeló la caja de cambios y no había calefacción, ni un alma para pedir auxilio. Abandonamos el auto y horas después alguien nos acercó a la casa. Llegamos a 05:00 con principios de hipotermia. Creo que Dios nos devolvió la vida”.

Hubo viajeros como Freddy Sinche, que pese a las alertas decidió volver a Connecticut después de una fiesta con ecuatorianos en Queens. A la altura del puente George Washington supo que no podía avanzar. “No doy más. Me regreso a tu casa”, dijo a su hermano Walter.

Dejó el carro abandonado en la vía y con su esposa y su hija de 3 años fue en busca de la primera estación de tren. A las 23:00 llamó a su hermano para que fuese a recogerlo de la parada más cercana. Walter dijo que a esa hora había decenas de personas caminando o a la espera de un bus.

En Nueva York, los aeropuertos a partir de las 16:00 de ayer empezaron a reanudar los vuelos y Amtrak, la empresa regional de trenes, activó todas las rutas de los estados del sureste, pero mantenía cancelados los viajes desde Manhattan hasta Boston. En las primeras horas de anoche, los aeropuertos de Nueva York fueron reabiertos, informó la Administración Federal de Aviación.

Más de 200 vuelos fueron cancelados ayer en el aeropuerto Pearson de Toronto, que concentra el mayor tráfico de Canadá.

Alerta en Rusia, Canadá, Argentina...

El informe meteorológico de EE.UU. decía ayer que West Orange, Elizabeth y el aeropuerto de Newark están cubiertos por 74 cm de nieve, pero a mediodía dejó de nevar en estas áreas. Mientras el frente térmico avanzaba hacia el norte y las alertas se encendían para Massachusetts, Main, Rodhe Island y Vermont.

Los organizadores del concierto del panameño Rubén Blades y de los puertorriqueños Calle 13 anunciaron ayer la cancelación del evento ante las intensas lluvias que caen en Colombia. El concierto se iba a realizar el jueves en la ciudad de Cartagena.

Pasajeros enojados protestaron ayer en el aeropuerto de Domodedovo en Moscú, luego de que lluvias heladas y cortes de electricidad interrumpieran los vuelos por segundo día consecutivo. Un gran número de personas, muchas de ellas varadas desde hacía más de 24 horas, irrumpieron en la zona de control de pasaportes, exigiendo información sobre sus itinerarios.

Las autoridades panameñas decretaron ayer alerta amarilla nacional ante un frente frío que causa intensas lluvias y estragos en pueblos ribereños en las provincias de Panamá, Colón y Darién.

Tras varios días de calor en Argentina, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió ayer un ‘alerta roja’ (la más alta) en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal, donde hubo una sensación térmica de 40 grados. El organismo advirtió que las altas temperaturas pueden afectar a todas las personas saludables. Reuters, DPA

2 000 vuelos fueron cancelados en los aeropuertos de Estados Unidos a causa del mal tiempo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)