7 de May de 2014 16:05

Nueva matanza de Boko Haram en Nigeria y movilización internacional por niñas raptadas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Centenas de personas murieron en un ataque del grupo islamistas Boko Haram contra una aldea del noreste de Nigeria, donde Estados Unidos y Francia van a ayudar al gobierno a buscar a las 200 muchachas raptadas a mediados de abril.

El ataque tuvo lugar en Gamboru Ngala, donde el balance de víctimas rondaría los 300 muertos, según el senador de la región, Ahmed Zanna.

Gamboru Ngala se encuentra en el Estado de Borno, feudo histórico de Boko Haram, el grupo islamista que el lunes reivindicó el rapto de 200 adolescentes en la misma región hace tres semanas.

Según los testimonios de los habitantes, los asaltantes llegaron a mediodía a bordo de vehículos blindados pintados con los colores de la policía y del ejército a esta localidad del noreste de Nigeria, donde quemaron el mercado, la oficina de aduanas, la comisaría y casi todas las tiendas.

“Hubo quizá más de 200 muertos” , declaró una fuente médica bajo condición de anonimato. Testigos dijeron haber contado más de 100 cuerpos.

Según el senador Zanna, Gamboru Ngala se quedó desprotegida porque los soldados estacionados en la localidad fueron desplegados más al norte para intentar encontrar a las estudiantes secuestradas a mediados de abril por este mismo grupo extremista.

Boko Haram ha matado a miles de personas en Nigeria desde el inicio de su insurrección armada hace cinco años.

En lo que va del año, el grupo extremista que aboga por un islam radical y se posiciona en contra de la educación de las mujeres, ha asesinado a más de 1 500 personas en Nigeria, el país más poblado de África.

La violencia se concentra en el noreste, donde desde hace un año el ejército desarrolla una gran operación contra los insurgentes.

“Boko Haram ataca las aldeas, matando a veces hasta 300 habitantes, hombres o mujeres” para vengarse de la colaboración de los civiles con el ejército, comentó el investigador francés Marc-Antoine Pérouse de Montclos.

Movilización internacional

Antes de que se conociera esta nueva matanza, Estados Unidos y Francia anunciaron que iban a colaborar en la búsqueda de las más de 200 estudiantes nigerianas secuestradas hace tres semanas por Boko Haram cuando se encontraban en su colegio.

El presidente estadounidense Barack Obama anunció que enviaba fuerzas de seguridad estadounidenses (militares, policías y otros servicios) para ayudar a encontrar a las menores.

Por su parte, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, anunció que, por orden del presidente François Hollande, “un equipo especializado” militar “está a disposición de Nigeria para ayudar en la búsqueda y la recuperación de esas muchachas”.

El gobierno británico anunció el miércoles que enviará “lo antes posible” un pequeño equipo de expertos para sumarse a la búsqueda.

China prometió también ayudar a Nigeria “en la lucha contra el terrorismo, y sobre todo (...) en los esfuerzos por encontrar a las muchachas”, declaró el miércoles el presidente nigeriano Goodluck Jonathan tras una entrevista con el primer ministro chino Li en Abuya.

La policía ofreció el miércoles una recompensa de USD 300 000 por cualquier información que lleve a la liberación de las muchachas.

El martes, en un comunicado publicado en El Cairo, la prestigiosa universidad islámica de Al Azhar instó a “su liberación inmediata” e indicó que hacer daño a estas adolescentes es “completamente contrario a las enseñanzas del islam y a sus principios de tolerancia”.

El secuestro de las muchachas eclipsó el “Foro económico de África”, una convención bajo el patrocinio del Foro de Davos, que se inició el miércoles en Abuya bajo un impresionante dispositivo de seguridad.

Las familias de las 276 niñas secuestradas critican severamente al presidente Jonathan y a su administración por su incapacidad a encontrar a sus hijas. Varias decenas de niñas lograron huir pero más de 220 siguen en manos de los insurgentes, según la policía.

El jefe de Boko Haram, Abubakar Shekau, amenazó en un video con “vender” a las chicas como “esclavas” o “casarlas a la fuerza”, un mensaje que aterró a los familiares de las menores.

El presidente estadounidense Barack Obama estimó que este secuestro “podría ser el rapto que ayudará a movilizar a toda la comunidad internacional para hacer finalmente algo contra una organización tan abyecta”.

Un Estado “en profunda dificultad”

Boko Haram, que quiere decir “La educación occidental es un pecado” en hausa, el idioma más hablado en el norte de Nigeria, ha perpetrado numerosos ataques mortíferos contra escuelas, colegios y universidades.

Sin embargo, el rapto hace tres semanas de más de 200 adolescentes es un hecho inédito.

El departamento de Estado estadounidense dijo que tiene informaciones de que las adolescentes fueron llevadas a países vecinos, siguiendo declaraciones - no confirmadas - de responsables locales en Chibok, según las cuales las chicas fueron vendidas para ser casadas con combatientes islamistas de Camerún y Chad.

Las autoridades de Chad y de Camerún desmintieron sin embargo que las muchachas se encuentren en su territorio. Según testigos, la seguridad ha sido reforzada en el norte de Camerún, en la frontera con Nigeria.

Para impedir nuevos secuestros de estudiantes, el enviado especial de la ONU encargado de educación, Gordon Brown, reveló un proyecto destinado a mejorar la seguridad en las escuelas nigerianas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)