9 de May de 2014 10:16

Militares ignoraron alertas sobre el secuestro de niñas en Nigeria, según Amnistía Internacional

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Amnistía Internacional (AI) denunció hoy 9 de mayo que las fuerzas militares de Nigeria ignoraron varios avisos sobre la entrada del grupo islámico Boko Haram en Chibok, cuatro horas antes de que se produjera el secuestro de 240 niñas en su escuela.

"El hecho de que las fuerzas de seguridad de Nigeria conocieran el inminente ataque de Boko Haram, pero fracasaran al tomar medidas inmediatas para evitarlo, sólo amplifica el clamor nacional e internacional por este crimen horrible", afirmó el director de AI en África, Netsanet Belay.

Según un informe de esta organización, los cuarteles del ejército nigeriano en Damboa, una ciudad a 36,5 kilómetros de Chibok, y en Maiduguri, a 130 kilómetros, recibieron avisos entre las siete de la tarde y las dos de la madrugada (hora local) del 14 al 15 de abril sobre la amenaza de la milicia Boko Haram.

Patrullas locales del vecindario de Gagilam fueron las primeras en dar la alerta, según AI, después de ver un gran grupo de hombres armados no identificados que entraban en la ciudad en motocicletas.

"Alrededor de las diez de la noche, el 14 de abril, llamé a varios oficiales de seguridad para contarles una información que me había llegado con anterioridad de los vigilantes de Gagilam", contó una de las personas que dieron la alerta, que AI identifica como "un responsable local".

"Nos habían dicho que gente extraña había llegado a su pueblo esa tarde, en motocicletas, y que habían dicho que se dirigían a Chibok. Hice más llamadas, incluso a Maiduguri. Me prometieron que los refuerzos estaban en camino", agregó.

Sin embargo, la imposibilidad de reunir tropas debido a los escasos recursos y el temor a enfrentarse a grupos armados, a menudo mejor equipados que ellos, desalentó al Ejército, que decidió no desplegar refuerzos en Chibok esa noche, aseguró AI en su comunicado.

El reducido contingente militar en esa ciudad, formado por 17 efectivos, y los efectivos de la Policía no pudieron abortar el ataque de Boko Haram, que, después de un tiroteo, secuestró a las menores, la mayoría de religión cristiana.

"El secuestro y cautiverio de estas colegialas es un crimen de guerra y los responsables deben ser llevados ante la Justicia. Los ataques en los colegios violan el derecho a la educación y deben ser impedidos de forma inmediata", subrayó AI.

Esta organización pidió al Gobierno nigeriano que dé "información adecuada" a las familias de las niñas secuestradas sobre los planes para liberarlas y que, una vez que lo consigan, les ofrezcan también apoyo médico y psicológico.

El líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, anunció días atrás en un vídeo que venderá a las menores, que se teme puedan haber sido violadas u ofrecidas en matrimonio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)