11 de March de 2014 16:33

En México las divisiones en las autodefensas se intensifican con desafío a su fundador

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Una disputa entre dos facciones de las autodefensas mexicanas, una liderada por un fundador del movimiento, ha desatado el incidente interno más grave de estas milicias, justo cuando el gobierno está asestando los mayores golpes a sus enemigos del cártel Los Caballeros Templarios.

El incidente ocurrió en La Ruana, una comunidad de la convulsa región de Michoacán, cuando centenares de hombres armados de una facción autodefensa trató de expulsar a Hipólito Mora, uno de los fundadores del movimiento, quien fue evacuado la tarde del lunes en un helicóptero de la policía federal.

El líder comunitario reveló este martes, 11 de marzo, que fue trasladado primero a la ciudad de Uruapan (Michoacán) y posteriormente a Ciudad de México, donde se reunió con el ministro de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Mora, que dijo que este mismo martes volvería a La Ruana con apoyo de fuerzas federales, dijo que recibió el apoyo de Osorio Chong en su disputa con la facción que encabeza Luis Antonio Torres "El Americano".

"El verdadero conflicto es porque mientras yo esté al frente del movimiento, 'El Americano' no puede hacer libremente lo que él está acostumbrado", dijo Mora a la emisora Radio Fórmula.

Mora acusa a Torres de atacar a la población de la misma forma que hacían Los Caballeros Templarios, el cártel contra el que decenas de comunidades de Michoacán se alzaron en armas el año pasado formando los grupos denominados autodefensas, que tienen un cabecilla en cada pueblo del que se han apoderado.

El líder comunitario aseguró que el grupo de Torres está formado por exmiembros de los Templarios.

De su lado "El Americano" acusa a Mora de tramar el asesinato de otro cabecilla presuntamente ligado al narcotráfico, cuyo cadáver apareció calcinado el sábado.

Bajo el liderazgo de Mora, La Ruana fue uno de los dos primeros pueblos de Michoacán en organizar su grupo de autodefensa para resistir los asesinatos, secuestros y extorsiones que perpetraban Los Caballeros Templarios.

En los últimos meses, las autodefensas han tomado el control de más de una veintena de municipios de Michoacán, arrinconando a Los Templarios.

Sin embargo, también han empezado a surgir diferencias entre los jefes de este movimiento -que dice contar con alrededor de 20 000 miembros- con crecientes acusaciones de que exmiembros del cártel rival se han infiltrado.

Ante las múltiples voces que hablan en nombre de las autodefensas, el gobierno mexicano dijo que solo reconoce oficialmente a tres portavoces, uno de ellos Mora.

Agotamiento miliciano vs. golpes al cártel

Las primeras diferencias en las milicias comenzaron el 27 de enero con la firma del pacto con el gobierno para su legalización como "defensas rurales", que fue cuestionado públicamente por otro de los líderes, José Manuel Mireles.

El gobierno ha pedido a las autodefensas que dejen de actuar por su cuenta en Michoacán y se coordinen con las fuerzas federales desplegadas para atacar a Los Caballeros Templarios.

Ante el recrudecimiento de la tensión en La Ruana, el ministro Osorio Chong dijo el lunes que "sería el colmo que los hechos de violencia se dieran entre los propios grupos de autodefensas".

"Estamos llegando a un punto en el que claramente las autodefensas muestran signos de confrontación, de agotamiento", dijo a la AFP una fuente del gobierno.

Para el funcionario, empieza a ser evidente la infiltración de "Templarios disfrazados" dentro de los comunitarios que, junto con las disputas por las cuotas de poder en cada pueblo, están tensando el movimiento.

Estamos acercándonos a su "punto de disolución, tienen una dinámica donde está costando que se mantengan cohesionados", vaticinó.

El incidente de La Ruana ocurrió un día después de que el gobierno se anotara su último gran éxito en el combate al narcotráfico con el abatimiento de Nazario Moreno "El Chayo", el líder de Los Templarios y la principal cabeza reclamada por las autodefensas para analizar un posible repliegue.

Aparte de "El Chayo", al que el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) había dado por muerto en 2010, las autoridades han capturado a otros dos importantes cabecillas templarios, quedando aún como objetivos prioritarios el considerado líder Servando Gómez "La Tuta" y su subalterno, Enrique Plancarte "El Kike".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)