27 de April de 2014 15:33

El Gobierno colombiano afronta nueva huelga de sectores agrarios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Gobierno colombiano afronta a partir de este lunes, 28 de abril, una huelga nacional convocada por algunos sectores agrarios que reclaman soluciones a sus problemas y el cumplimiento de los acuerdos que pusieron fin a las protestas del año pasado.

La huelga se plantea cuando faltan sólo 28 días para las elecciones presidenciales del 25 de mayo, razón por la cual se especula que la protesta tiene intereses políticos, lo que ha sido desmentido por el movimiento Dignidades Agropecuarias, que agrupa a diferentes asociaciones de productores y es articulador de este paro.

Hasta el momento de nada han valido los intentos del Gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien aspira a la reelección, para conjurar la huelga que se anuncia de carácter indefinido.

El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, que se reunió el viernes en Tunja, capital del departamento de Boyacá, con líderes campesinos, no logró convencerlos de que echaran atrás la orden de paro. Lizarralde ha repetido que el Gobierno respeta las protestas sociales pero que aspira a que en las marchas no haya bloqueos en las vías, algo que el Ejecutivo no está dispuesto a permitir.

Según el ministro, el Gobierno está abierto al diálogo para superar las dificultades e insistió en que, contrario a lo que dicen algunas voces, el presidente Santos sí le ha cumplido al campo con lo prometido. El movimiento agrario protagonizó en agosto y septiembre de 2013 una huelga que se prolongó durante tres semanas y puso en aprietos al Gobierno con el bloqueo de medio centenar de vías en trece departamentos, incluyendo los pasos fronterizos con Ecuador y Venezuela.

Entre tanto, el líder de Dignidades Agropecuarias, César Pachón, ha reiterado que siguen firmes en la decisión de comenzar la huelga este lunes. Según Pachón, los campesinos necesitan soluciones para "los altos costos de insumos, combustibles, abonos y plaguicidas; la irrupción de la minería y el daño al medio ambiente; las deudas con la banca pública y privada" y que, además, no se han atendido sus demandas de que se suspendan los Tratados de Libre Comercio, a los que culpan de los males del campo en Colombia.

Por su lado, los gobernadores del país llamaron al Gobierno de Santos y a las organizaciones de manifestantes a establecer mesas de trabajo y concertación que permitan superar las diferencias y "encontrar las soluciones a una problemática agraria que todos reconocemos de carácter histórico y estructural".

En un comunicado, los gobernadores añadieron que esas mesas y la voluntad del Gobierno han permitido levantar las huelgas anteriores y suscribir compromisos para resolver a corto, mediano y largo plazo los problemas de los productores campesinos. A su turno, el director de la Policía colombiana, general Rodolfo Palomino, dijo que desde el sábado los miembros de la institución están "en acuartelamiento de primer grado", con "un dispositivo completo para preservar el orden respetando el derecho a la movilización, eso sin permitir bloqueos en las vías".

El general Palomino reiteró que las manifestaciones han sido infiltradas por grupos guerrilleros y que "la Policía y las Fuerzas Militares estarán muy atentas a las marchas para proteger el derecho a la protesta, pero es conocida la intención de la guerrilla de infiltrase para causar desorden en las movilizaciones".

En algunas vías del país ya han sido desplegados miembros del escuadrón antidisturbios de la Policía (Esmad) para mantener el orden e impedir eventuales bloqueos de carreteras por los manifestantes, como ocurrió en la huelga del año pasado.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)