7 de July de 2010 00:00

‘El espionaje difícilmente puede tener regulaciones, aquí todo vale’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Santiago Zeas

César Castaño Rubiano, experto en temas militares, habla sobre el espionaje.

A propósito del caso de EE.UU. y Rusia, así como de la denuncia de que el DAS espió al Presidente ecuatoriano, ¿el espionaje entre gobiernos es tan vigente como en el Guerra Fría?

El tema de espionaje hay que ponerlo en contexto. Significa acechar y vigilar cautelosamente lo que alguien hace o dice. Esa labor ha existido y existirá mientras haya información confidencial en cualquier parte del mundo. Es común que el espionaje se realice de gobierno a gobierno, aunque es una labor no reconocida.

¿Y cuáles es el propósito?

En primer lugar en el caso interno, que consiste en desarrollar actividades de inteligencia estratégica y de control político. Y en otras formas realizar persecuciones al delito organizado que opera a escala transnacional.

¿Y el espionaje de Estado a Estado?

Los Estados necesitan de la inteligencia estratégica para tomar decisiones. Lo que sucede es que ese tipo de espionaje es una actividad no reconocida, pero que todos desarrollan. Cuando existía la Guerra Fría y la división de bloques, el espionaje se usó para conseguir información o para desinformar al rival. Mientras existan aún signos de una posguerra Fría será una actividad necesaria.

Al ser una actividad no reconocida, ¿carece de cualquier tipo de regulación internacional?

El Anexo al Convenio de La Haya de 1907 habla del tema del espionaje. En esencia señala que el espía que habiéndose reunido al Ejército a que pertenecía sea capturado más tarde por el enemigo, será tratado como prisionero de guerra y no incurre en responsabilidad alguna por los actos de espionaje anteriores. Todos lo que hemos escuchado del espionaje del Mossad, la KGB, el MI5, pareciera que estuviera en el olvido, pero es una actividad que aún persiste. Las potencias lo requieren, al igual que aquellos países que carecen de un gran potencial bélico y que mantienen dificultades políticas con sus vecinos.

¿Entonces esta actividad no tiene ningún límite?

Existen marcos legales para las actividades de Inteligencia. En Colombia, por ejemplo, hay una ley en ese ámbito, pero el espionaje es una actividad que va más allá. Por definición es clandestino y encubierto, por lo que difícilmente puede tener regulaciones. En el espionaje todo vale.

¿Está separado de consideraciones éticas?

Los debería tener, pero al ser una actividad clandestina no tiene límites. Hay que recordar que en Europa y EE.UU. los espías se convertían durante años en esposos y amantes de personas que manejaban información estratégica. Se llega a límites extremos.

¿El espionaje se limita a gobiernos hostiles?

No siempre. Si bien pueden existir buenas relaciones con un determinado gobierno, siempre se va a requerir información privilegiada del otro Estado, por consideraciones estratégicas. Eso ha sido una costumbre y de alguna manera todos los países lo hacen. En este punto hay que hacer una consideración sobre algunos países del Tercer Mundo. Allí, algunas organizaciones de Inteligencia, sin el permiso de su gobierno y pensando en que protegen al Estado, desarrollan este tipo de actividades e infiltraciones.

¿Qué explicación hay para este tipo de prácticas?

En algunos lugares del mundo la Guerra Fría no ha terminado, en especial en América Latina. Entonces, por esa herencia americana basada en la Doctrina de Seguridad Nacional, provoca este tipo de respuestas. Cada uno ve en el otro país una amenaza y se emprenden estas acciones para obtener información.

¿Las embajadas y misiones diplomáticas no son la primera fuente que recoge información estratégica para sus respectivos países?

Es poco probable, especialmente por las características que tiene el diplomático latinoamericano (designaciones por cuota política). Generalmente no es un hombre formado en diplomacia y mucho menos en temas de Inteligencia. Difícilmente se va a encontrar un cuadro con ese perfil.

¿Y los agregados de Policía y FF.AA.?

Ellos tienen otro tipo de tareas. Hace un tiempo se planteó que gente formada en Inteligencia sea parte de las agregadurías, pero tuvo un rechazo político fuerte. Los agregados se relacionan con las FF.AA. del país anfitrión, con intercambios y coordinación de reuniones binacionales.

Al espionaje se lo asocia con el campo militar, ¿en qué otra área se ha desarrollado más en los últimos años?

El industrial. Se dedica al robo de secretos comerciales, el soborno, el chantaje, la vigilancia tecnológica. Esas actividades han hecho perder a las industrias millones de dólares, pues se sacan un par de días antes productos con el mismo nombre de la empresa espiada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)