9 de May de 2010 00:00

Escocia lucha contra los suicidios con anuncios de televisión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Siete Días y agencias

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Suicidio. No lo escondas. Háblalo, es el lema de la campaña que Escocia, a través de anuncios de televisión, está promoviendo en contra del suicidio.

‘Choose Life’ (Escoge la vida), un plan de estrategia y acción para prevenir el suicidio, calculó que aproximadamente 600 personas se suicidan cada año en esta nación del Reino Unido, una de las más aisladas desde el punto de vista social. En promedio, dos personas se quitan la vida a diario en Escocia. El grupo de mayor riesgo es el de los hombres entre los 18 y 44 años de edad, principal objetivo de la campaña.

“El anuncio de televisión es para salvar vidas. La idea es sacarlo al aire por las noche cuando sabemos que los hombres que están en actitud suicida, están solos y mirando televisión. Esperamos transmitirles el mensaje de que no están solos y que pueden encontrar apoyo. Pero el primer y más difícil paso es hablar sobre cómo se sienten”, dice Mónica Merson, gerente del programa de ‘Choose Life’.

Cifras publicadas en la página de la cadena británica BBC, en el 2008, muestran que 843personas se suicidaron en Escocia ese año; más que el número de muertos en accidentes de tránsito.

Por otro lado, la ministra de Salud Pública de ese país, Shona Robison, aseguró que la campaña tiene como meta animar a la población a hablar sobre cómo se siente y a que busque la ayuda que necesita.

“El anuncio es muy efectivo al mostrar cómo cualquier persona puede tomar la iniciativa de hablar sobre sus sentimientos con alguien. La gente tiene miedo de tomar el primer paso y simplemente preguntar, ¿estás bien compañero?”, dice Robison.

El anuncio, que será emitido diariamente no solo en televisión sino también en radios, anuncios online y redes sociales, muestra a un hombre joven hablando sobre su vida cotidiana. Un amigo lo nota un poco retraído y le pregunta si se encuentra bien.

El chico empieza a asfixiarse y su amigo le hace la maniobra de Heimlich, o compresión abdominal (procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio). De su boca sale la palabra “suicida”.

Los dos hombres inician una conversación, mientras que el número telefónico de ‘Breathing Space’ -una línea directa de ayuda a las personas deprimidas- aparece en la pantalla. A los televidentes se les dirá que no están solos y que la ayuda está disponible.

La campaña forma parte de una estrategia de diez años del gobierno de Escocia, destinada a reducir los niveles de suicidio.

“Ayudar a la gente a que rompa el silencio entorno del suicidio es vital. No solo para aquellos que deben convivir con ese tipo de dolor, sino también para todos nosotros”, asegura la ministra Robison.

“La mayoría de las personas que piensan en suicidarse no quieren morir, quieren ponerle fin al dolor que están sufriendo”.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, cada año un millón de personas se suicidan en el mundo (es decir, una muerte cada 40 segundos).

Además de esta estratégica campaña, ciudades como Glasgow, la más grande de Escocia, introdujo un cambio en el alumbrado público en tonos azules. Este cambio buscará reducir la taza de suicidios en la zona.

El color azul logra que la gente sea más cautelosa ya que es un color asociado casi de forma universal a la presencia policial, sugiriendo que esa área iluminada está más vigilada.

Expertos en el tema dijeron que todavía hay muchos datos por analizar para saber qué relación existe entre el alumbrado azul y el efecto calmante que causa sobre la gente.

Aseguran que lo que está claro es que luces en color azul son un alumbrado poco habitual. Así la gente puede sentirse extrañada y evita llamar la atención, los crímenes y suicidios descienden con este tipo de iluminación.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)