24 de February de 2014 06:33

De vendedor de naranjas al mayor traficante de la historia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

El mayor traficante de todos los tiempos lleva su oficio en la sangre. Joaquín Guzmán Loera nació en 1957 en La Tuna, una humilde localidad de Sinaloa, donde de niño se dedicó a la venta de naranjas. Llamado "el Chapo" por su corta estatura (apenas alcanza 1,55 metros), es sobrino de Pedro Avilés Pérez, un pionero del narcotráfico en ese estado, a fines de los 60.

El prontuario de "el Chapo" arrancó hace un cuarto de siglo, cuando se asoció con Miguel Ángel Félix Gallardo, "el Padrino", jefe del cartel de Guadalajara. Tras la captura de Gallardo en 1989, el cartel se dividió. Por un lado, quedaron sus sobrinos, los Arellano Félix, que formaron el cartel de Tijuana. Por otro, Guzmán, que fundó el cartel de Sinaloa junto a Héctor "el Güero" Palma.

La organización de "el Chapo" se enfrentó a la banda de Tijuana y, en 1992, le infligió un golpe mortal en la discoteca Christine, de Puerto Vallarta, donde mataron a ocho miembros del cartel, aunque los hermanos Arellano Félix lograron escapar.

La violenta rivalidad culminó un año después, cuando en represalia, se produjo un tiroteo en el aeropuerto de Guadalajara que buscaba acabar con la vida de Guzmán. El atentado dejó varios civiles muertos; entre las víctimas estaba el cardenal Posadas Ocampo.

La repercusión de esa muerte estrechó el cerco sobre "el Chapo", que fue detenido en 1994, en Guatemala. Trasladado a la cárcel de Puente Grande, en enero de 2001 se dio a la fuga en un camión de lavandería, tras haber sobornado a autoridades y custodios.

Desde entonces, Guzmán y su lugarteniente, Ismael "el Mayo" Zambada, se enfocaron en recomponer alianzas y recuperar territorios. Sus enfrentamientos a tiros con el cartel de Juárez, de los hermanos Carrillo Fuentes, y con los Beltrán Leyva, antiguos socios, lo llevaron a perder un hijo, Edgar, y un hermano, Arturo.

Debilitados sus enemigos, "el Chapo" no hizo más que incrementar su poder y el de su organización, así como las cifras de su fortuna (estimada por la revista Forbes en más de 1000 millones de dólares) y el número de sus víctimas. Según la DEA, en 2010, se convirtió en el mayor narcotraficante del mundo en toda la historia, por delante del fallecido jefe del cartel de Medellín, el colombiano Pablo Escobar.

"Guzmán se convirtió en el traficante líder de todos los tiempos. Él es el padrino del mundo de las drogas. El negocio de Escobar en Colombia estaba basado en la exportación de cocaína. Con Guzmán no sólo se trata de cocaína, sino también de marihuana, heroína y metanfetaminas, para luego exportarlas no sólo a Estados Unidos, también a Asia y Europa", declaró, entonces, un alto mando de la DEA a la mencionada revista.

En su expansión, la organización sinaloense habría contado con la complicidad de las autoridades mexicanas. Según la consultora de seguridad Stratfor, el gobierno de Felipe Calderón decidió que el mejor modo de reducir la violencia en el país (70.000 personas murieron durante su mandato) consistía en librar una guerra de desgaste. Así, el cartel de Sinaloa asumiría una posición dominante para someter a las bandas más débiles. Sus principales rivales son hoy Los Zetas, antiguo brazo armado del cartel del Golfo.

Tras la muerte, en 2011, de Osama ben Laden, Guzmán se convirtió en el criminal más buscado del mundo, por cuya "cabeza" los gobiernos de México y Estados Unidos ofrecían recompensas de millones de dólares. Su nombre apareció varias veces en la lista de los hombres más ricos del mundo y, en 2009, la revista Time lo incluyó en su lista de las cien personas más influyentes del planeta.

Pero mientras algunos de los supuestos hijos del capo hacían gala en las redes sociales de una vida de lujo y excesos, "el Chapo" vivió durante todo este tiempo oculto en las sierras de Durango, Sinaloa y Chihuahua.

Aunque algunas informaciones lo llegaron a situar en Guatemala o la Argentina, la inteligencia mexicana cree que permaneció durante la última década escondido en zonas inaccesibles del llamado Triángulo Dorado. En más de un lustro las autoridades sólo situaron a Guzmán en dos áreas urbanas: Culiacán (Sinaloa) y Los Cabos (Baja California Sur), y de ambas consiguió huir.

También estuvo a punto de ser capturado en otras dos ocasiones. En 2004 una llamada de alerta le permitió eludir por segundos la llegada de cien soldados a un rancho de Sinaloa. Y, en 2007, cuando celebraba en Canelas (Durango) su boda con una joven belleza local, iba tan protegido que el ejército prefirió no intervenir. Ayer, la fuga ya fue imposible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)