9 de May de 2010 00:00

La crisis no detiene a los viajeros

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
 

La crisis financiera internacional ha replanteado los esquemas de la industria hotelera en todo el mundo. Nuevas formas de hospedaje y ofertas son parte de las estrategias a las que apuntan los empresarios para no perder clientes.

Una de las propuestas más innovadoras, que ganó fuerza en España a finales del 2009, es el hotel ‘pop-up’. Este fue creado por la compañía Vehículos Móviles Versátiles (VMV). Es un nuevo concepto de hotel móvil que puede albergar hasta 44 personas y alcanzar estándares de calidad de cinco estrellas. Se puede armar y desarmar en cualquier sitio.

Unos vagones, transportados por un tráiler, donde se instalan las habitaciones y los servicios turísticos, conforman el hotel. El objetivo de este proyecto, al principio, fue brindar alojamiento a quienes acuden a eventos realizados al aire libre. También puede ser utilizado como oficina, salón de reuniones o albergue.

A esto se suma el ‘couchsurfing’. Se trata de una red social de intercambio de hospedaje gratuito. Al registrarse en el sitio: www.couchsurfing.org, los miembros de este grupo pueden contactarse con personas en los lugares donde viajen y quedarse a dormir en sus casas, incluso en el sofá.

En reciprocidad, quienes se albergaron en las casas de personas pertenecientes a dicha red pueden hospedar en sus países a otros visitantes. Esta tendencia es una de las más populares para hacer turismo. Más de un millón de usuarios ha recorrido el mundo acogiéndose a esta modalidad.

El inglés Brian Thacker, autor del libro ‘Sleeping Around: a couchsurfing tour of the globe’, es considerado un referente a la hora de viajar de esta manera. A su juicio, el couchsurfing contribuye a fomentar el verdadero turismo, es decir, conocer de forma profunda la cultura de otras naciones y ganar nuevos amigos. Él ha visitado y dormido en casas del África, América y La India.

Estas alternativas para enfrentar la crisis mundial no existen aún en Ecuador. Para Gerson Arias, gerente técnico de la Asociación Ecuatoriana de Ecoturismo, los hoteles pop-up no se pueden instalar. Los altos costos de mantenimiento, así como el impacto ambiental que podrían generar, limitarían a esta propuesta. “Quizás en unos años”.

Gerson no sabe lo que es el couchsurfing, y está seguro de que las promociones u otras estrategias han sido las mejores opciones para afrontar la crisis. Por ejemplo, reducir las tarifas de los viajes y aumentar beneficios.

Jenny Chávez, directora ejecutiva de la organización Verde Milenio, promueve el turismo de voluntariado en Ecuador. Esta opción acoge a visitantes extranjeros que vienen a realizar labores comunitarias en temas de salud, educación, ecoturismo, microempresas y conservación.

Dicha organización se encarga de hospedar en su sede a turistas, que vienen a colaborar en comunidades rurales y pueblos indígenas. De esta forma, dicha organización consigue que las experiencias sean más gratificantes para los visitantes.

La crisis continúa, la tasa de desempleo aumenta. ¿Estas alternativas lograrán desplazar al turismo tradicional? Quizá encontremos la respuesta descansando en un sofá que aún no conocemos...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)