20 de April de 2014 17:39

Una ciudad ucraniana controlada por prorrusos pide la intervención de Putin

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Alcalde autoproclamado de la ciudad ucraniana de Slaviansk (este) , controlada por los separatistas prorrusos, pidió el domingo, 20 de abril, al presidente ruso, Vladimir Putin, el envío de tropas rusas para proteger a la población local tras un tiroteo mortal el día de Pascua.

“Os pedimos [en referencia a Rusia] que estudiéis lo más rápido posible la posibilidad de enviar fuerzas de mantenimiento de la paz para defender la población contra los fascistas”, declaró este responsable, Viacheslav Ponomariov, en rueda de prensa.

Ponomariov decretó asimismo un toque de queda en la ciudad, controlada por los prorrusos desde hace más de una semana.

Por su parte, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, pidió la ayuda económica de los occidentales para modernizar el ejército ucraniano.

En una entrevista a la cadena de televisión estadounidense NBC, difundida el domingo en Estados Unidos, Yatseniuk acusó a Rusia “socavar la estabilidad internacional” . “El mundo tiene motivos para preocuparse por la intenciones de Putin” , lanzó.

“Es evidente hoy que Rusia es una amenaza para el planeta, para la Unión Europea y para Ucrania” , dijo el dirigente ucraniano.

En la localidad de Bilbasivka, unos 18 km al oeste de Slaviansk, se produjo durante la noche un tiroteo en un puesto de control montado por los prorrusos. Según Ponomariov, el tiroteo se saldó con cinco muertos, tres militantes prorrusos y dos asaltantes.

Un fotógrafo de la AFP vio los cuerpos sin vida de dos militantes prorrusos en una camioneta.

“Cuatro coches se aproximaron a nuestro puesto de control hacia la 01H00 (10H00 GMT del sábado). Cuando quisimos controlarlos, abrieron fuego contra nosotros con armas automáticas” , señaló a la AFP un militante prorruso encapuchado.

Moscú reaccionó rápidamente a este incidente, que atribuyeal grupo nacionalista paramilitar ucraniano Pravy Sektor y que se produce tres días después de la firma de un acuerdo en Ginebra entre rusos, ucranianos y occidentales con el objetivo de rebajar la tensión en la crisis ucraniana.

Rusia está indignada por esta provocación que muestra la falta de buena voluntad de las autoridades de Kiev para desarmar a los nacionalistas”, señaló en un comunicado el ministerio ruso de Relaciones Exteriores.

El Pravy Sektor, por su parte, denunció “ la propaganda rusa, que es peor que la de la Alemania nazi” e ironizó sobre las tarjetas de visita de su líder presuntamente halladas cerca del lugar del incidente.

El ministro ucraniano del Interior, Arsen Avakov, visitó el este del país para inspeccionar las tropas de la Guardia Nacional desplegadas en la región para luchar contra los prorrusos.

Pascua con kalashnikov

En Slaviansk, los militantes prorrusos tienen bajo control el ayuntamiento, la policía y la sede local de los servicios de inteligencia desde hace más de una semana.

Esos activistas locales cuentan con el respaldo de hombres armados presentados como grupos de autodefensa, si bien Kiev y los occidentales los acusan de ser tropas de elite de los servicios especiales del ejército ruso.

Los occidentales acusan a Moscú de haber movilizado 40 000 soldados en la frontera con Ucrania. El Kremlin, por su parte, desmiente cualquier proyecto de invasión del este ucraniano, pese a que el presidente Putin cuenta con la autorización del parlamento para intervenir en Ucrania.

"No sé cuáles son los planes rusos. Pueden utilizar en todo el momento el pretexto de 'proteger a los habitantes de origen ruso' al igual que en Crimea", declaró el jefe de la diplomacia ucraniana, Andrei Deshchitsia.

En su mensaje pascual al pueblo ucraniano, el patriarca de Kiev Filaret, máxima autoridad de la Iglesia ortodoxa ucraniana, que se separó de la rusa tras la caída de la Unión Soviética, condenó la “agresión” del país vecino y dijo que Dios ayudaría a “resucitar Ucrania” .

Unos minutos antes de la medianoche, las campanas de la catedral de San Miguel de Kiev tocaron el himno ucraniano para cientos de personas reunidas para el oficio pascual, en un momento en que el país está más cerca que nunca de la partición.

En Moscú, el patriarca ruso Cirilo instó a rezar para que nadie pueda “destruir la Santa Rusia” e hizo una mención especial a los rusos de Ucrania.

En su mensaje de Pascua, el papa Francisco pidió por su parte “ iniciativas de paz ” a “ todas las partes interesadas ” en la crisis ucraniana e instó a la comunidad internacional a “impedir la violencia” en Ucrania.

En Slaviansk, hombres uniformados llevando fusiles kalashnikov permanecían el sábado por la noche en la barricada montada frente al ayuntamiento.

Al igual que los prorrusos de Donetsk, quienes ocupan la sede de la administración regional, estos hombres no obedecen al acuerdo cerrado el jueves en Ginebra, que prevé su desarme y la evacuación de los edificios públicos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)