5 de April de 2014 00:01

Chile aún tiene energía sísmica por liberar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Santiago. AFP, DPA y EFE

El terremoto de 8,2 grados que golpeó el norte de Chile el martes pasado, liberó, según expertos, parte de la energía acumulada durante 150 años en esta porción de tierra, pero aún no ha desatado toda su fuerza.

Chile es considerado uno de los países más sísmicos del mundo, al encontrarse sobre una franja conocida como ­'Cinturón de Fuego', donde convergen la placa de Nazca y la placa Suramericana.

Los chilenos son entrenados periódicamente para saber cómo enfrentar terremotos y tsunamis, y el país cuenta con unas severas normas antisísmicas para reforzar la construcción de los edificios.

Mario Pardo, subdirector del Centro Sismológico de la Universidad de Chile, explicó que la zona donde ocurrió el terremoto del martes pasado aún podría ser golpeada por otro de mayor magnitud.

"El terremoto está en proceso. Ahora, en realidad, no se activó toda la zona de la laguna sísmica, de unos 600 km de longitud. Tenemos un segmento que se activó de entre 180 km de largo por 120 de ancho, pero aún nos quedan otras dos zonas, tanto en el sur de Perú como en el norte de Chile, que están sin moverse. Por lo tanto esperamos un evento mayor que sería por sobre los 8,5 grados, de características importantes", explicó ayer Pardo a AFP.

Con este motivo, las autoridades están instalando estaciones sismológicas portátiles de monitoreo, sumadas a los centros permanentes que funcionan en la región. Está prevista la llegada de 30 de estos equipos desde Alemania, para el próximo lunes.

El experto agrega: "No podemos hacer predicciones sobre cuándo va a ocurrir, lo que sí nos interesa saber es qué tamaño máximo podría alcanzar y cuáles serían sus características principales".

Este conocimiento es muy importante en términos de prevención, según Pardo, porque "si podemos saber cómo se va a mover el suelo en los próximos terremotos, nuestros ingenieros pueden diseñar estructuras que soporten los próximos terremotos que van a ocurrir".

  • Drama y especulación

En otro ámbito, una bebé de 6 días murió ayer en la calle, luego de que ella y su madre debieran abandonar la casa en que vivían, tras los dos terremotos que azotaron esta semana el norte de Chile.

"La madre se dio cuenta, alrededor de las 07:00 de la mañana, de que la menor tenía espuma en su boca y botaba sangre de su nariz", explicó el mayor de Policía, Juan Carlos Huilcamán.

La madre, al notar los síntomas, corrió hacia un centro asistencial, pero su hija no sobrevivió el paro cardiorrespiratorio que la aquejó, en medio del frío y del pánico en el área.

"Se encontraba en situación de calle, producto del terremoto", lamentó el oficial de Policía, desde la empobrecida comuna de Alto Hospicio, en la provincia de Iquique.

La muerte de la lactante, la séptima atribuible a los movimientos telúricos, ocurre en momentos en que el Gobierno intenta normalizar los suministros básicos y controlar la especulación de precios. La Policía chilena, de hecho, comenzó ayer a detener a comerciantes que subieron fuerte e ilegalmente los precios de productos y servicios básicos.

El primer capturado fue un transportista, que elevó siete veces sus boletos de viaje en la desértica comuna de Alto Hospicio, una de las más golpeadas por la tragedia, según informó la Policía.

El Gobierno y la Fiscalía alertaron desde el miércoles, que la especulación está penada por la Ley, luego de que el pan se vendiese hasta por USD 6 el kilo. "No quieren ni siquiera vender harina, para especular con el precio del pan", reclamó el edil de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos.

Los movimientos telúricos, que motivaron alertas de tsunami en casi todo el Pacífico latinoamericano, destruyeron caminos y afectaron el aprovisionamiento de agua y electricidad en algunas zonas.

  • El recuento de daños sigue

La presidenta Michelle Bachelet extendió ayer "por el tiempo que sea necesario" el estado de catástrofe en las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá. También resolvió que los ministros del Interior, Rodrigo Peñailillo, y de Defensa, Jorge Burgos, viajasen a la zona afectada con el objeto de supervisar el cumplimiento de las medidas que se han dispuesto a raíz de la emergencia.

Según Álvaro Elizalde, portavoz del Gobierno, la prioridad es la normalización total de los servicios básicos y del suministro de combustibles y otros productos. A ello se suma la realización de un catastro de los daños materiales ocasionados por el sismo. Unas 3 000 viviendas quedaron inhabitables, según reportes iniciales. Entre los problemas más graves también está la pérdida de canales de regadío, que afecta a los agricultores.

  • 3 000 Viviendas quedaron inhabitables tras el terremoto, según reportes iniciales.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)