14 de January de 2014 12:41

Un casco hecho con papel podría ser más seguro que el habitual

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Bastó un accidente para que el ciudadano de origen indio, Anirudha Surabhi, radicado en Londres haya pensado en reemplazar el poliestireno (material de los cascos habituales) por el papel cartón.

Según detalla la cadena BBC de Londres, el ciclista impactó con la puerta abierta de un automóvil y al caer al piso su casco se rompió, provocándole una leve conmoción cerebral.

Para Jolyon Carroll, investigador de seguridad del Laboratorio del transporte de Reino Unido,  caer de una bicicleta constituye un riesgo para la cabeza porque esta se somete a un cambio drástico de la velocidad en tan solo una fracción de segundo.

“Cuando el cráneo golpea una superficie, este se detiene o desacelera rápidamente y al ser un órgano relativamente blando el cerebro tiende a seguir moviendo en el interior de la cabeza”, dijo Carrol a la BBC.

Este movimiento puede provocar una ruptura de vasos sanguíneos o lo que es peor daños en el tejido cerebral.

Por tanto, la hipótesis es que debe existir una mini zona deformable similar a la de un auto que absorba parte de la energía producida por un impacto y que de al cerebro más tiempo para reducir la velocidad antes de parar.

“Esa milésima de segundo adicional pueden reducir la cantidad de compresión en el cerebro, y, potencialmente, marcar la diferencia entre sufrir daños cerebrales o una leve de la conmoción” detalló la BBC.

El diseño del caso de Surabhi consta de una doble capa de celdas semejantes a un panal de abejas, que forman diminutas cápsulas de aire a lo largo del casco y absorben la fuerza del impacto.

Según su diseñador, "si un ciclista se estrella a una velocidad de 24 kilómetros por hora con un casco normal, la cabeza será sometida a una fuerza de impacto de 220G (220 veces la fuerza de gravedad), mientras que el nuevo diseño absorbe más del impacto y significa que experimenta una fuerza de 70G en su lugar".

El modelo ha sido probado por estándares europeos. Las normas de seguridad internacionales reconocen que para evitar el daño cerebral grave una persona no debe ser expuesta a una fuerza de impacto por encima de 300G.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)