4 de February de 2014 07:59

Los asientos de los aviones, símbolo de excelencia y reducción de costos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los asientos de los aviones, que pueden llegar a costar medio millón de euros por pieza según el nivel de sofisticación, se ha convertido en una actividad lucrativa esencial en los planes de ahorro de las compañías. "El mercado de los asientos de avión que mueve entre 2 500 y 2 800 millones de euros (...) sigue en general el crecimiento del tráfico aéreo, una media anual del 5%", explica Laurent Stritter, director de marketing e innovación del francés Zodiac Aerospace.

Con un pedido de más de 29 220 aparatos de aquí a 2 032 en el caso del fabricante europeo Airbus, y de 35 280 en el del estadounidense Boeing, en los próximos años se van a necesitar millones de asientos. Christophe Ménard, experto aeronáutico de Kepler Cheuvreux, señala que es un mercado con "importantes barreras". "Las exigencias técnicas son muy altas. No es lo mismo fabricar asientos de avión que de automóviles", dice.

La concepción y el desarrollo llevan tiempo -entre 6 y 9 meses para la concepción, entre 12 y 20 meses para la fabricación a medida. "Su resistencia a los choques es también un elemento clave para obtener la certificación", agrega el analista, que recuerda las imágenes de un avión de Asiana Airlines en el aeropuerto de San Francisco en julio de 2013, en el que los asientos resistieron al impacto. "Tenemos que asegurarnos de que los asientos se adaptan a todas las morfologías de pasajeros", agrega Laurent Stritter.

Por eso no sorprende que solo tres fabricantes compartan la casi totalidad del pastel: "Zodiac y el estadounidense B/E Aerospace controlan entre los dos tercios del mercado, seguido por el alemán Recaro, con un segmento del orden del 20%", precisa Yan Derocles, especialista del sector aeronáutico en Oddo Securities. "Siguen actores mucho más pequeños como Sogerma" (grupo Airbus). Además del mercado de asientos nuevos y de posventa, "el 'retrofit' (reutilización de asientos antiguos) adquiere cada vez más importancia y constituye un estímulo para todo el mercado", agrega.

En el centro de la estrategia

Los asientos se han convertido en un elemento fundamental de la estrategia de las compañías. "El asiento refleja a la compañía. Da idea del nivel de prestaciones", comenta Christophe Ménard. En los nuevos asientos, por ejemplo de la compañía francesa Air France, presentados el martes y fabricados por Zodiac, "las limitaciones eran proponer una ruptura en lo que respecta a la comodidad", explica Laurent Stritter. "Es un producto muy sofisticado, es lo más alto de la gama", asegura. El presidente del grupo francoholandés Air France-KLM, Alexandre de Juniac, ha convertido la mejora de la gama en una prioridad absoluta para la clase business y primera, que garantizan la rentabilidad de los vuelos.

Ante compañías como Singapore o Emirates, la batalla no puede jugarse en los costes, constata el directivo. "La diferencia sólo la hace la excelencia. La calidad debe ser por tanto perfecta". El asiento es también estratégico en clase económica para las compañías que tienen dificultades para conseguir beneficios. "La batalla se libra en la ligereza de los asientos para reducir el consumo de carburante al tiempo que se transporta a más pasajeros", explica Christophe Ménard. Una ecuación que parece haber resuelto la start-up francesa Expliseat.

Esta empresa innovadora, creada en 2011, ha creado un asiento (Titanium Seat) destinado a la clase económica de vuelos de corto radio, que pesan 4 kg, dos veces menos que el sillón más ligero del mercado. Esto puede permitir un ahorro de combustible de 400 000 dólares por año y por avión. "Recibiremos nuestra certificación en los dos próximos meses. La herramienta industrial está lista. Nuestro asiento volará en 2014", asegura

Jean-Charles Samuelian, uno de los fundadores. "Trabajamos con más de una treintena de compañías para instalar asientos entre 2014 y 2016. Con una buena decena de ellas, las discusiones son muy intensas", agregó. Además de aminorar el peso, Expliseat, que prevé producir 30 000 asientos por año (170 cabinas), ha puesto a punto un sistema de amortización al nivel de piernas y de la mesilla para absorber los impactos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)