3 de July de 2010 00:00

Álex agrava derrame de crudo en el golfo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Estados Unidos.

La primera tormenta de una temporada de huracanes del Atlántico que sería una de las más intensas en años dejó su marca en el derrame de crudo del golfo de México, arrojando más crudo a playas y marismas, y obligando a BP a suspender tareas de limpieza.

BP y la Guardia Costera estadounidense dijeron que probablemente tendrán que esperar hasta este sábado para que la mayor parte de sus equipos vuelva a trabajar en el agua recolectando crudo, rociando dispersantes, rescatando animales salvajes y quemando petróleo.

Mientras el huracán Álex perdía fuerza el jueves y se convertía en tormenta tropical sobre México -lejos del epicentro del peor derrame de crudo en alta mar en la historia de Estados Unidos- autoridades y residentes en la costa estadounidense del golfo enfrentaban un repentino aumento de contaminación de petróleo en sus costas.

Al menos siete personas murieron en el estado mexicano de Nuevo León (norte) por las fuertes lluvias provocadas por Álex.

Robert Dudley, quien encabeza las tareas de restauración de BP en la costa del golfo, dijo que las marejadas y vientos provocados por Álex estaban impulsando el avance hacia tierra firme de la extensa mancha de petróleo. “Ha traído petróleo desde la saliente de Florida a Luisiana”, señaló Dudley sobre los efectos de la tormenta.

Los meteorólogos han alertado de que la temporada 2010, que comenzó el 1 de junio, posiblemente será una de las más intensas en años, y que se podrían producir hasta cinco huracanes de gran potencia. Cualquiera de ellos podría agravar el desastre ambiental y económico que desencadenó la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon el 20 de abril frente a la costa de Luisiana, en la que murieron 11 trabajadores.

Una de las mayores operaciones de salvataje de tortugas marinas que se hayan realizado se pondrá en marcha en el golfo, con el retiro de unos 70 000 huevos de esos animales de playas empetroladas en Florida y Alabama. Para evitar que las crías se contaminen al nacer con petróleo de las playas, los huevos serán transportados en camiones unos 1 000 km hasta la región de Cabo Cañaveral en el Atlántico. Los huevos serán colocados en un depósito para ser incubados bajo condiciones similares a las de un nido en la arena, indicaron funcionarios de organismos de medioambiente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)