5 de July de 2010 00:00

85 alertas de ataques a periodistas en Venezuela

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Andrés Jaramillo. Desde Caracas

Mary Triny Mena tiene vivo el recuerdo. Hace tres meses, un grupo de manifestantes ingresó al canal de televisión Globovisión, en Venezuela, donde ella trabaja. “Forzaron las puertas y lanzaron bombas lacrimógenas”.

fakeFCKRemoveDesde entonces, las seguridades en los exteriores se reforzaron. Guardias privados vigilan dentro y fuera de la estación. También se colocó una malla sobre los muros que rodean el edificio.

El caso fue conocido por el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) que monitorea la situación de los periodistas y medios de comunicación públicos y privados. Según el IPYS, entre el 1 de enero y el 17 de junio de este año hubo 85 alertas: desde amenazas verbales hasta sanciones penales.

Nueve ataques fueron dirigidos a medios estatales, cinco a comunitarios, tres a ONG,y cuatro a páginas web. El resto, contra comunicadores del sector privado.

Eleazar Díaz, director del diario Últimas Noticias, sostiene que estas agresiones son recurrentes en el país. “Existe una conflictividad social y política en aumento, entre quienes están a favor y en contra del Gobierno”. Los periodistas que son identificados con una u otra parte -agrega- son blancos de agresiones.

Según Díaz, ese ambiente hostil se cocinó desde el 2002, cuando se produjo el golpe de Estado que sacó del poder, momentáneamente, al presidente Hugo Chávez. “El Mandatario se dio cuenta de que tener el control de los medios de comunicación era vital para continuar con su Gobierno, pues los medios habían creado las condiciones para el golpe de Estado”. Se convirtieron en caja de resonancia de la oposición - empresarios principalmente-.

Por ello, Andrés Izarra, ex ministro de Comunicación e Información y actual director de Telesur, asegura que el objetivo comunicacional del Gobierno es lograr la “hegemonía de comunicaciones e informática del Estado”.

Miguel Enrique Otero, presidente editor del periódico El Nacional, señala que este plan se ha concretado en tres frentes paralelos. El Gobierno elaboró primero una campaña para descalificar a los medios de comunicación y a los periodistas. “Cuando se publica una noticia crítica, el Presidente no la desmiente. Lo que hace es decir: sacaron eso porque son unos vendepatrias, oligarcas”.

La creación, compra e incautación de medios de comunicación, es el segundo frente. “El presidente (Chávez) los utiliza para hacer propaganda política. Habla casi todos los días hasta tres horas seguidas y ataca a las personas que le resultan incómodas”, señala Mary Triny Mena.

El tercer frente del proyecto oficialista, según Otero, es el “cercamiento” legal y económico a las empresas. “Ningún medio que sea considerado de la oposición tiene publicidad estatal o de las firmas incautadas”.

En ese contexto, el Régimen creó la Ley de Responsabilidad Social para regular a radios y estaciones televisivas. El 31 de julio del 2009, 34 radios de AM y FM salieron del aire, con base en la Ley. Se dijo que habían vencido las concesiones y pasaron al Estado. La ONU consideró la medida como un atentado contra la libertad de expresión. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se unió a los cuestionamientos.

Freddy Fernández, director de la estatal Agencia Venezolana de Noticias, critica a estos organismos. “La libertad de expresión, que suena muy bien en términos de DD.HH., se ha convertido en una libertad cara. Hay que ser propietario de un medio para poder expresarse libremente, tal como lo entiende la SIP”.

A Otero no le sorprenden estas afirmaciones. “Todos los gobiernos, no solo el de Chávez, han criticado históricamente a los medios que ejercen control social”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)