9 de octubre de 2016 16:59

La masacre en Yemen genera promesas de venganza y críticas internacionales

Un soldado yemení inspecciona la sala funeraria destruido un día después de los ataques aéreos dirigidos por Arabia dirigida que, en Sanaia, Yemen el 9 de Octubre de 2016. EFE

Un soldado yemení inspecciona la sala funeraria destruido un día después de los ataques aéreos dirigidos por Arabia dirigida que, en Sanaia, Yemen el 9 de Octubre de 2016. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La masacre de 140 personas en un bombardeo contra el funeral de la madre de un prominente líder rebelde yemení en Saná ha desatado promesas de venganza y críticas internacionales, mientras que la coalición árabe, a quien se responsabiliza del ataque, ha negado lo ocurrido y ha prometido una investigación.

El líder del movimiento rebelde de los hutíes, Abdelmalek al Huti, instó a los yemeníes a luchar contra Arabia Saudí, que lidera dicha alianza, para vengar a las víctimas.

En una alocución retransmitida por televisión, Al Huti pidió a los yemeníes en las zonas que están bajo control rebelde tomar las armas y dirigirse a las fronteras con Arabia Saudí. "Hoy tenemos responsabilidad religiosa ante Dios, tenemos que prepararnos para la guerra. Que esto sea el estado general para todo el pueblo", afirmó el líder rebelde.

Además, se mostró convencido de que el bombardeo fue perpetrado por la coalición ya que está "documentado con cámaras". "Hay pruebas claras y esto es un gran crimen en el centro de Saná, en un evento social", precisó.

Horas antes, el expresidente yemení Ali Abdalá Saleh, aliado de los hutíes, instó también a sus seguidores a "tomar las armas" y a dirigirse a las fronteras con el reino wahabí para enfrentarse a sus fuerzas.

En un discurso en la televisión yemení, Saleh pidió a los Ministerios de Interior y Defensa, así como al jefe del Estado Mayor, que comiencen a agilizar todos los preparativos para acoger a los combatientes en los frentes de las regiones de Niyrán, Yizán y Asir, fronterizas con Arabia Saudí.

Asimismo, también demandó al resto de países a tomar partido y a acabar con el conflicto en su país. "Invito a la comunidad internacional a asumir su responsabilidad por las masacres que ocurren en Yemen", declaró.

Desde esa comunidad internacional comenzaron a llegar las críticas hacia la masacre. En un comunicado, el coordinador para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas en Yemen, Jamie McGoldrick, condenó "inequívocamente este horrible ataque".

Además, en la misma nota precisó que el número de heridos causados en el atentado fue de 525 y presentó sus condolencias a los familiares de las víctimas, al tiempo que exigió que se abra una investigación sobre lo ocurrido.

Junto a la ONU, el gobierno de Estados Unidos denunció también la masacre y afirmó que, como consecuencia, revisará su apoyo a la coalición militar liderada por Arabia Saudí en el Yemen.

En ese sentido, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price, advirtió en un comunicado de que "la cooperación de seguridad de Estados Unidos con Arabia Saudí no es un cheque en blanco".

En la misma nota, señaló que el Ejecutivo estadounidense está "muy afectado" por lo sucedido y que este ataque continúa "la problemática serie de ataques que golpean a civiles yemeníes".
Asimismo, el Ministerio francés de Asuntos Exteriores condenó en un comunicado la masacre y urgió a las partes implicadas en el conflicto a respetar el derecho humanitario y a la búsqueda de "una solución política".

Además, miles de manifestantes se concentraron ante la sede de la ONU, convocados por los rebeldes hutíes, para condenar el ataque.

En la protesta, los asistentes entonaron cánticos en contra de la coalición árabe y de Estados Unidos. Por su parte, la alianza encabezada por Riad negó ser la responsable de la masacre y prometió hoy que pondrá en marcha una investigación para esclarecer lo ocurrido.

En un comunicado difundido por la agencia oficial saudí de noticias, SPA, la comandancia de la coalición árabe anunció que proveerá un equipo investigador y todos los datos e información relacionada con las operaciones militares realizadas ayer en Saná y sus alrededores.

En la nota, la jefatura de la alianza subrayó que sus fuerzas tienen instrucciones "claras y expresas de no incluir como objetivo los lugares civiles y de hacer todo lo posible para protegerlos de cualquier peligro".

La coalición árabe participa en la guerra civil yemení desde marzo de 2015 en apoyo del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, que vive exiliado en Riad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)