24 de agosto de 2015 17:01

La fiscalía de Guatemala acusa formalmente a exvicepresidenta de corrupción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 61
Agencia AFP

La fiscalía de Guatemala acusó formalmente este lunes a la exvicepresidenta Roxana Baldetti de integrar una banda de defraudación aduanera, en la primera audiencia judicial del caso cuya revelación provocó la renuncia de la funcionaria en mayo pasado.

"A usted, doña Ingrid Roxana Baldetti Elías, el Ministerio Público (fiscalía) la sindica de formar parte de una organización criminal integrada por más de tres personas con controles y funciones plenamente definidos", dijo el fiscal José Antonio Morales al presentar la acusación.

Baldetti, quien renunció al cargo el 8 de mayo, fue detenida el pasado viernes por los delitos de asociación ilícita, defraudación aduanera y cohecho pasivo.

La exvicepresidenta, relacionada con la banda criminal denominada "la Línea", está recluida en un cuartel militar de la capital guatemalteca acondicionado parcialmente como prisión para reos de alto impacto.

El mismo día que Baldetti fue detenida, la fiscalía y una Comisión de la ONU contra la impunidad acusaron también al presidente del país, Otto Pérez, de ser el cabecilla de la banda de defraudación.

Pese al repudio que distintos sectores han expresado contra el gobernante y a las demandas de que renuncie, el gobernante afirmó la noche del domingo, en un mensaje a la nación, que no renunciará a su mandato que expira el 14 de enero de 2016.

La crisis sin precedentes que vive el país comenzó en abril pasado cuando se reveló que el secretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón -actualmente en fuga-, y otros funcionarios, participaban de una organización que cobraba sobornos a empresarios privados para facilitarles la evasión de impuestos aduaneros.

En la audiencia de este lunes, vestida con un traje azul y blusa beige, Baldetti lucía demacrada y tomaba notas en un papel, mientras la parte acusadora presentaba la grabación de conversaciones telefónicas entre miembros de la organización criminal, que se propone utilizar como pruebas contra los implicados.

Según la acusación, Baldetti, en su calidad de vicepresidenta, tenía conocimiento pleno de la actividad ilícita y colocaba personal dentro del ente de recaudación tributaria afín a la organización para que pudiera cumplir con sus fines ilícitos.

Además, afirma que la exfuncionaria recibía un porcentaje del 50% de lo recaudado ilícitamente en las aduanas.

"Se ha determinado su participación en la organización criminal durante todo el tiempo de vigencia de la misma, es decir, por lo menos del 8 de mayo del año 2014 al 16 de abril del año 2015", tiempo en el que percibió en sobornos unos
USD 3,8 millones.

Tras destaparse el escándalo el 16 de abril, miles de guatemaltecos salieron a las calles para exigir la renuncia de Pérez y Baldetti.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)