24 de octubre de 2015 11:49

El sistema de herencia musulmán no se altera

Musulmanes llegan a la explanada de Arafat cerca de la Meca en Arabia Saudí.

Musulmanes llegan a la explanada de Arafat cerca de la Meca en Arabia Saudí. Durante el segundo día de la peregrinación a la ciudad santa de La Meca, los peregrinos se dirigen al monte Mina, donde cumplen el primer apedreamiento de las tres columnas que representan al diablo y las tentaciones.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia EFE

Durante catorce siglos, en las sociedades musulmanas el hombre ha heredado el doble que la mujer. Está en el Corán y es indiscutible.

Por eso, que un organismo oficial marroquí se haya atrevido esta semana a cuestionar este principio en nombre de la igualdad y los derechos humanos ha suscitado una cascada de reacciones en su contra, y muy pocas a su favor.

El Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH, consultivo) presentó un informe temático que hace un diagnóstico con recomendaciones sobre la situación de la igualdad de género en el país magrebí en los últimos diez años.

Entre los aspectos que trató estuvo la legislación de la herencia que "contribuye a aumentar la vulnerabilidad de la mujer ante la pobreza"; y exhortó a las autoridades revisar el actual Código de Familia de 2004.

El Código de Familia fue considerado en su momento como un avance sin procedentes en cuanto a la promoción de los derechos de la mujer, aunque no terminó con fenómenos como la poligamia, el matrimonio de menores ni la regla sucesoria favorable al hombre.

La recomendación del CNDH resucitó una cuestión muy espinosa en la sociedad marroquí, que sistemáticamente crea desavenencias entre sectores progresistas que reclaman revisar algunos principios inspirados en la religión, y otros conservadores que se aferran al islam y al carácter inmutable de las reglas heredadas del Corán.

El debate sobre el sistema de herencia en Marruecos no es nuevo: el año pasado el líder del partido socialista, Dris Lachgar, también llamó a una revisión de este sistema, lo que le atrajo las iras de un jeque salafista que lo declaró apóstata, lo que en el islam lleva aparejada la condena de muerte.

También en 2008 organizaciones feministas pidieron revisar las reglas sucesorias, pero es la primera vez que tal propuesta emana de una institución oficial.

Los detractores de la propuesta, a pesar de representar diferentes perfiles, coinciden en rechazar el principio mismo de debatir la cuestión sucesoria, puesto que esta definida y fijada por el Corán.

Así, un representante del Consejo Supremo de Ulemas, Lahcen Sguenfel, dijo que esta regla no admite la apertura de un debate o una interpretación por estar tajantemente legislada en el Corán.

Sguenfel precisó que el sistema de herencia obedece a una estructura social islámica en la que el hombre tiene más obligaciones, entre las que figura su responsabilidad de mantener a su familia y a su esposa aunque ella tenga riquezas, y su obligación de pagar la dote en el matrimonio.

El Partido Justicia y Desarrollo (PJD), que encabeza la actual coalición gubernamental, criticó también la propuesta del CNDH que consideró "una violación de la Constitución" y que atenta "contra la institución del Comendador de los Creyentes" en la persona del rey Mohamed VI, única persona habilitada para decidir sobre cuestiones religiosas.

También movimiento Justicia y Caridad, considerado el grupo con mayor número de seguidores del país, criticó al CNDH, a través del portavoz del grupo, Hasan Benajeh, quien deploró en su cuenta en Facebook que esta recomendación "atice el cisma (...) en la sociedad, la divida e invierta sus prioridades".

Benajeh no cree que este debate constituye una prioridad para la sociedad marroquí, que según él el CNDH debería haber enfocado su informe sobre "el reparto equitativo de las riquezas en la sociedad marroquí".

Incluso el diario laico Al Massae, nada simpatizante del islamismo, criticaba ayer la inoportunidad del debate sobre la herencia.

En medio de estas críticas, el CNDH ha sido defendido por la Asociación Democrática de las Mujeres de Marruecos, que pidió la apertura de un debate sobre la herencia en respuesta a los cambios sociales y demográficos del país en los que las mujeres tienen mayores responsabilidades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)