12 de March de 2010 00:00

Mujeres

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez

Hace 100 años, se instauró el Día Internacional de la Mujer. La Primera Conferencia Internacional de las Mujeres en Copenhague estableció la fecha: el 8 de marzo. Dos  años antes, en 1908, 146 mujeres trabajadoras fueron inmoladas por haberse negado a abandonar una huelga en Nueva York.

De entonces a esta parte la mujer conquista, con sacrificio y esperanza de días mejores, un espacio reconocido en la marcha del mundo.

La historia ecuatoriana es rica en ejemplos. Desde tiempos pre-incaicos, Pacha fue símbolo de feminidad de los antiguos señoríos. Manuela Espejo iluminó las letras en Primicias de la Cultura de Quito, el afán de libertad y el incipiente periodismo ecuatoriano.

Fue en casa de otra Manuela, Cañizares,  donde se gestó la luz del 10 de Agosto y dio vigor a la lucha de  Bolívar, Manuela Sáenz.

La mujer india y campesina tiene en Dolores Cacuango y Tránsito Amaguaña símbolos de altiva expresión.  Más tarde, la lojana Matilde Hidalgo de Prócel exigió y obtuvo, por primera vez en el continente el derecho de la mujer al sufragio.

Una mujer de izquierda, Nela Martínez dio dura pelea en tiempos de debate duro entre el mundo dividido por la Guerra Fría y bloques socialista y capitalista.

En el Ecuador de hoy, de acuerdo a datos oficiales el desempleo es mayor en la mujer (9.8%) que en el hombre (6.6%). La pobreza también se siente con más rigor.

Además, las mujeres trabajan  22 horas a la semana más que los hombres. En el campo las mujeres laboran siete horas más que en la ciudad, según el estudio del Uso del Tiempo del Consejo Nacional de la Mujer (Conamu) efectuado en  2007.

En cuanto a  la tasa de analfabetismo fue de  6,6% para los hombres y 9%  para las mujeres, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos. La situación es aún peor en materia de ingresos, la mujer  percibe   ingresos equivalentes al 73,6% del  hombre. En 2006, la tasa de desempleo de las  mujeres fue de 9,4% y la de hombres, la mitad: 4,4%.

La realidad nos muestra que la inequidad está presente y más allá de los actos oficiales y los homenajes líricos los tiempos imponen modificarla.

En Europa se estima que la actividad y empleo femenino están íntimamente relacionados con los rangos de competitividad y desarrollo como ocurre en los países nórdicos y Alemania.
África ha preferido proclamar la década de la mujer para sentar las bases que permitan vencer la inequidad en sus 53 estados.

Pero el mundo ha cambiado en 100 años. Muchas mujeres han arribado al poder como ocurre hoy en Alemania. En América Latina, Michelle Bachelet fue ejemplo de equilibrio y sentido común. Ahora, Costa Rica elige a la primera mujer en su historia.

La mujer empresaria y trabajadora juega en nuestro país del siglo XXI un papel innegable que debemos reconocer y rescatar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)