16 de March de 2015 21:06

Las mujeres son las primeras víctimas ante las catástrofes naturales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia AFP
Sendai

En primera línea tanto en el hogar como en los hospitales, las mujeres son a menudo las primeras víctimas de catástrofes naturales y epidemias, pero también pueden ser una pieza clave en la prevención, según se dijo en la conferencia de Naciones Unidas en Sendai (Japón).

Ellas son “las más expuestas a los desastres”, subrayó la directora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) , Helen Clark, en el marco de esta reunión.

En el mundo, las mujeres y los niños están 14 veces más expuestos a morir en una catástrofe natural que los hombres, y cuando sobreviven y son desplazadas, el 20% de ellas es víctima de violencia sexual, según cifras de la ONU.

“Existe toda una serie de razones -que explican esta tasa superior de mortalidad-. Pueden estar atrapadas en casa, cuidando de los miembros de su familia o de sus hijos”, explica Clark, ex primera ministra de Nueva Zelanda.

“En algunas sociedades, cuando ocurre este tipo de desastres, la mujer no puede, por motivos culturales, dejar la casa. En estas condiciones, ¿cómo podría ella 'escapar' y salvar su vida?”, agrega.

“El desafío es hacer que las mujeres participen completamente, promover la igualdad”, afirma la responsable de la ONU, que pretende hacer de este “asunto mayor” uno de los puntos clave de la conclusión que se extraerá al término de esta reunión de cinco días.

“Ellas deben convertirse en el motor del cambio que se impone en la sociedad y en el mundo económico”, insistió.

El análisis es el mismo en el terreno de las catástrofes y de la salud pública, también abordados en Sendai, como lo que ocurrió en el caso de la epidemia de ébola que azotó el oeste de África.

Allí, son las mujeres quienes lo han pagado más caro, asegura Remi Sogunro, representante en Liberia del Fondo de Naciones Unidas para la Población.

Además de su posición central en el seno de la familia, que hace de ellas las primeras víctimas, son muchas las que trabajan en profesiones relacionadas con la salud, como enfermeras, comadronas o médicos.

“Las mujeres intentan ayudar al país a frenar el virus del ébola, y mueren en el ejercicio de sus funciones”, lamenta Sogunro, que insta a proporcionarles más consejos que sirvan para prevenir estos dramas.

'No hay suficientes mujeres aquí'


Incluso en países desarrollados como Japón se deben hacer más esfuerzos para implicar mejor a las mujeres en la reducción de riesgos, consideró el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

Cuatro años después del terrible sismo y el tsunami de marzo de 2011, Abe lamentó que los participantes en los programas organizados en el archipiélago para la prevención de catástrofes sean mayoritariamente hombres.

“Sin embargo, si ocurre algún día un terremoto masivo, la mayor parte de las personas que estén en casa serán mujeres”, en un país con una mentalidad percibida en Occidente como retrógrada y machista.

Frente a esto, “resulta aberrante ver a tan pocas mujeres” entre los asistentes al foro de Sendai, juzga Rachel Kyte, vicepresidenta del Banco Mundial para el cambio climático, explicando que ella era la única representante femenina en la mayoría de reuniones.

“Verdaderamente, creo que hay que cambiar esto, no hay suficientes mujeres aquí”, apostilló, convencida de que ellas tienen la clave frente al problema.

“En casi todas las comunidades del mundo, son las mujeres quienes están al tanto de todo lo que ocurre. Ellas saben quién es débil y vulnerable, quién necesita ayuda, qué relaciones guarda la gente entre sí”.

La conferencia de Naciones Unidas, que finalizará el miércoles, persigue “definir un marco de acción” para contrarrestar las catástrofes naturales agravadas por el cambio climático, como el devastador ciclón que acaba de arrasar Vanuatu, en el Pacífico Sur.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)