4 de abril de 2017 08:51

Al menos 58 muertos por un ataque 'químico' en Siria

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos confirmó que todas las víctimas fueron civiles. Foto: AFP

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos confirmó que todas las víctimas fueron civiles. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 15
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La oposición siria acusó el martes 4 de abril al régimen de Bashar al Asad de cometer un ataque 'químico' en el que murieron al menos 58 civiles y 170 resultaron heridos en un bastión rebelde en el noroeste de Siria.

Al menos 11 niños figuran entre las víctimas del bombardeo en Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) .

Un vídeo difundido por activistas mostraba a un pequeño respirando con dificultad, apenas capaz de abrir los ojos y con espuma saliendo por su boca.

El balance de muertos fue agravándose durante la mañana, conforme nuevas víctimas, todas civiles, morían “tras ser trasladadas a los hospitales” , precisó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

La Coalición Nacional, una de las mayores organizaciones de la oposición siria, acusó al “régimen criminal de Bashar” de ser responsable del bombardeo con “obuses con gas químico” y pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que “convoque una reunión urgente tras este crimen y abra una investigación inmediata”.

Francia se sumó poco después a esa petición y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, culpó al régimen sirio del “horrible” ataque.

La corresponsal de la AFP en un hospital de Jan Sheijun vio a pacientes con espuma saliendo de la boca. Muchos eran rociados con agua mientras los médicos trataban de reanimarlos. Según la periodista, el hospital fue posteriormente bombardeado, provocando importantes daños en el centro y la huida de los médicos entre los escombros.

La provincia de Idlib se encuentra controlada mayoritariamente por una alianza de rebeldes y yihadistas y es bombardeada regularmente por aviones del ejército sirio y de Rusia. También, por la coalición liderada por Estados Unidos para neutralizar a yihadistas.

“Todos los casos tratados presentan desmayos, convulsiones, pupilas dilatadas, espuma en la boca y sofocos” , explicó un médico poniendo una máscara de oxígeno a un niño, según un vídeo difundido por la dirección de sanidad general gestionado por los rebeldes.

El Observatorio afirmó que los civiles murieron por asfixia, aunque dijo desconocer de qué tipo de gas se trataba.

La organización basada en Gran Bretaña, que cuenta con una vasta red de fuentes en Siria, no pudo decir si los bombardeos provenían de aviones del ejército sirio o rusos, aliados del régimen.

Por su parte, el régimen no se ha pronunciado sobre los ataques.

En octubre de 2016, el Consejo de Seguridad recibió un informe confidencial concluyendo que el ejército sirio había llevado a cabo un ataque químico, sin duda con cloro, en Qmenas (provincia de Idlib) el 16 de marzo de 2015.

El gobierno sirio, que ratificó la Convención sobre la prohibición de armas químicas en 2013, ha desmentido en muchas ocasiones el uso de armamento químico, pero las acusaciones a Damasco por emplear este tipo de armas se suceden, y una investigación dirigida por la ONU ha apuntado al régimen por al menos tres ataques con clorina en 2014 y 2015.

Reunión en Bruselas

A principios de marzo, la Organización para la prohibición de las armas químicas (OIAC) anunció que estaba investigando sobre ocho presuntos ataques con gas tóxico cometidos en Siria desde inicios del 2017.

La coalición de la oposición afirmó que el “horrible crimen” del martes 4 de abril recordaba al de verano de 2013 cerca de Damasco, que fue imputado al régimen y que la comunidad internacional “dejó impune”.

En agosto de 2013, el régimen fue acusado de emplear gas sarín en una ataque en dos sectores rebeldes cerca de Damasco en el que murieron 1 400 personas, según Washington.

En septiembre, un acuerdo ruso-estadounidense sobre el desmantelamiento del arsenal químico sirio descartó in extremis la amenaza de ataques aéreos norteamericanos contra el régimen.

El ataque de este martes coincide con el inicio de una conferencia de dos días en Bruselas sobre el futuro de Siria auspiciada por la Unión Europea y Naciones Unidas, pero no se prevé la asistencia de algunos actores clave como Rusia o Turquía.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió a su homólogo ruso Vladimir Putin en una conversación telefónica que el ataque “químico” en Siria era “inhumano” y amenazaba el proceso de paz, según responsables turcas.

La guerra de Siria ha dejado, desde 2011, más de 320 000 muertos y millones de desplazados y refugiados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)