21 de June de 2009 00:00

Una misión busca salvar a las ballenas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sociedad y ANSA 

Se las monitoreará por satélite, se hará mediciones acústicas a  sus sonidos y se tomarán muestras para analizarlas. Esa será la estrategia de  Australia y Nueva Zelanda en la  primera expedición multinacional de búsqueda no letal de ballenas en los mares antárticos.

Esta misión constituirá un  desafío al ‘programa científico’ por el cual Japón mata un millar de cetáceos por año, en una afrenta al tratado de prohibición de caza de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), a la cual también pertenece Ecuador.

El anuncio lo hicieron en Sídney los  ministros de Relaciones Exteriores, el neozelandés  Murray McCully y el  australiano, Stephen Smith,  a tres días de la reunión de la CBI, en Portugal.

La expedición que durará  seis semanas, a comienzos de 2010, navegará por las mismas aguas que cada verano austral son escenario de enfrentamientos entre naves balleneras japonesas y las embarcaciones del grupo ambientalista Sea Shepherd.

Será la primera expedición de la Sociedad de Investigación en el Oceáno Meridional, una iniciativa australiana a la que adhieren una docena de países. Según los dos ministros, la intención es demostrar que las ballenas pueden ser estudiadas sin ser asesinadas.

A su vez, el Fondo Mundial para la Naturaleza volvió a denunciar que en los últimos años Japón y Noruega destinan sumas crecientes de dinero para sostener la caza ballenera, un negocio  costoso y poco remunerativo. De acuerdo con un estudio de la ONG  ambientalista,  Japón, desde 1988, invirtió USD 164 millones  en esta industria, y  Noruega, desde 1992, destinó a esta actividad cerca de USD  15 millones.

Entre tanto,  la 61  reunión de la CBI se realizará de mañana  en Madeira, Portugal, en medio de las presiones de Japón para  que  autorice la caza comercial de cetáceos en cuatro de sus comunidades costeras, mientras los conservacionistas pretenden que se cree un Santuario del Atlántico Sur, que se sumaría al Océano Austral creado en 1994.

Asimismo, pese a la prohibición,  Islandia y Noruega iniciaron la exportación de carne de ballena a Japón, mientras que Corea anunció que buscará reanudar la captura comercial. 
 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)