6 de julio de 2015 13:09

El intenso sol de Guayaquil no desanimó a los fieles

Un intenso sol cobijó a los asistentes al parque Samanes, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos/El Comercio

Un intenso sol cobijó a los asistentes al parque Samanes, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos/El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Evelyn Tapia

Cuando el papa Franciso se dirigió al país en su primer discurso, al llegar a Quito, hizo una analogía: "Jesucristo es el sol y la luna es la Iglesia".

Y en Guayaquil, la mañana de hoy (6 de julio), un imponente sol cayó sobre los miles de feligreses que llenaron la explanada del Parque Samanes, en el norte de la ciudad porteña de Ecuador, en donde el Sumo Pontífice ofició un servicio religioso.

Con 30 grados de temperatura y la humedad del Puerto Principal, los feligreses optaron por echarse agua sobre la cabeza y el cuerpo; las gorras no bastaron.

Jéssica Morales, migrante ecuatoriana que reside en Murcia, llegó hace dos semanas a Guayaquil y aunque tenía sombrero tuvo que usar el agua para refrescarse y lo mismo hicieron sus sobrinos.

"El calor no importa, es una bendición haber coincidido con la venida del Papa y conocerlo", señaló Morales.

Cindy Meléndez llegó este lunes de Huaquillas, pero no trajo sombrilla. "Dijeron que no era permitido", se lamenta.

Aunque en una cadena televisiva de la Secretaría de Comunicación (Secom) se había anunciado que estaba prohibido traer sombrillas o parasoles, en el Parque la mayoría de familias usa uno para protegerse del sol.

Los comerciantes de la zona vendieron gorras desde USD 1 y el agua fue gratis en algunos puntos colocados sobre la explanada, aunque la mayoría de comerciantes que se dieron cita al lugar vendieron bebidas heladas desde 0,25 centavos.

Mientras esperaban al Santo Padre, algunos feligreses acudieron a las carpas verdes colocadas por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana para confesarse como Alicia Rodriguez, Olga Caiche y Víctor Ruiz, que esperaban comulgar y recibir la bendición del Papa latinoamericano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)