26 de abril de 2018 22:09

Con una misa en la Catedral se recordó un mes del secuestro de equipo periodístico de EL COMERCIO

En la Catedral Metropolitana se ofreció este 26 de abril del 2018 una misa al cumplirse un mes del secuestro del equipo periodístico de EL COMERCIO. Foto: EL COMERCIO.

En la Catedral Metropolitana se ofreció este 26 de abril del 2018 una misa al cumplirse un mes del secuestro del equipo periodístico de EL COMERCIO. Foto: EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción EC

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una eucaristía, oficiada por monseñor Fausto Trávez, arzobispo de Quito, se llevó a cabo la noche de hoy, jueves 26 de abril del 2018, en la Catedral Metropolitana, al cumplirse un mes del secuestro de los tres miembros del equipo periodístico de EL COMERCIO, en la frontera norte.

"Hace un mes empezó un dolor en nuestra patria", con esas palabras monseñor Trávez dio inicio a la homilía. Allí recordó que todos los ecuatorianos deben estar unidos en busca de la paz y, además, oró para que las familias de las víctimas encuentren consuelo.

La misa se realizó tras el pedido de compañeros de trabajo de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra y ello fue destacado por el prelado.

"Estoy profundamente conmovido porque esta ceremonia y el repique de campanas me lo pidieron los compañeros de trabajo de ellos. No los jefes, no las autoridades. Fueron los compañeros y eso indica que hay fraternidad y en donde hay fraternidad está Dios", sentenció.

Trávez, además, hizo un llamado para que los cuerpos de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra sean entregados para que sus familias pueden darles cristiana sepultura.

La paz fue el momento más emotivo de la ceremonia. Allí familiares y amigos, en medio de sentidos abrazos, demostraron el dolor que aún causa la muerte de los tres integrantes del equipo periodístico.

Los rostros de tristeza fueron evidentes a lo largo de la eucaristía.

Los familiares de Katty Velasco y Óscar Villacís, secuestrados hace dos semanas, estuvieron en la ceremonia.

La intención de la misa también fue pedir por ellos, para que regresen sanos a sus hogares.

Los asistentes salieron de la iglesia tras recibir la bendición, con la esperanza de que el Ecuador vuelva a ser un país de paz.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)