24 de July de 2009 00:00

Minuto a minuto del concierto de Ricardo Arjona

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Ricardo Arjona recibió discos de oro y platino de las manos de Gonzalo Jiménez Posada, de MTM Discos,  representante de Warner Music en Ecuador, antes de presentar su concierto en Quito.  Su concierto arrancó a las 20:50 con una presentación en el escenario y en las pantallas gigantes que representaba un bar en un vecindario. Luego subió al escenario para cantar Nadie te hará un homenaje.

Acompáñame a estar solo, Realmente no estoy tan solo, Desnuda, Sin ti sin mi fueron las canciones del siguiente bloque. El cantante guatemalteco mantuvo al público cantando, a ratos a gritos, sus temas. En Realmente no estoy tan solo el público fue casi la voz principal.
Al terminar el bloque saludó al público con la misma frase que en Guayaquil: "¿Hace cuánto que no nos vemos?... Y la culpa fue suya o mía? Vamos a cantar todo lo que hace tiempo no cantamos juntos", esta vez con el público que asistió a verlo en el estadio Olímpico Atahualpa.
Luego cantó La historia del taxi.


La euforia disminuyó cuando Arjona interpretó el tema Que nadie vea subido en una de las tarimas laterales acompañado de una guitarra. Luego ofreció un bloque con canciones que muestran "el viacrucis" que viven los "pobres hombres" cuando se enamoran de una mujer. La trilogía empezó con El demonio en casa, siguió con Don David y remató con Casa de locos.

Entonces llegó el turno de algunas canciones dedicadas al despecho. Quiero olvidarme de ti, Dime que no,  Duele y Cuando fueron las elegidas.
Arjona reflexionó entonces sobre una enfermedad sin cura: el mal de amores. Para ejemplificar usó su tema Te conozco. Se ofreció como el secretario particular del público y en la pantalla central, al tiempo que el público cantaba de memoria la canción, aparecían sus versos escritos.

"Nosotros tenemos muy claro que las mujeres se aprovechan de las mentiras... Nosotros las inventamos pero a ustedes les vienen bien" dijo antes de presentar la canción Ni tú ni yo, que grabó a dúo con Paquita la del Barrio. Con un video pregrabado presentó un "diálogo" con la intérprete de Rata de dos patas.


Eligió Señora de las cuatro décadas para seguir su show. El público eufórico la cantó, pero coreó aún con más energía Si el norte fuera el sur: "Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera / y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera / y si la deuda externa nos robó la primavera / al diablo la geografía / se acabaron las fronteras"

El problema fue la siguiente canción. Para el tema Minutos, Arjona puso para el público parte de la letra de la canción en la pantalla central. Así a modo de karaoke la gente cantó con el. Relojes, flores e imágenes que reflejaban el paso acelerado del tiempo se proyectaban mientras tanto.


Tras despedirse a las 22:45, Arjona volvió por pedido del público. Interpretó entonces Sin daños a terceros. La canción fue una de las más aplaudidas del público. Siguió con Pingüinos en la cama y tras un breve silencio interpretó Mujeres. "Ecuador se les quiere" gritó antes de presentar a sus músicos de países como Cuba, Puerto Rico y México. Se despidió mientras en medio de una fuerte descarga instrumental a las 23:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)