18 de mayo de 2016 10:08

Ministerio de Salud: 300 000 vacunas contra el virus AH1N1 llegarán al país

En el Centro de Salud de Guamaní se evalúa a la gente que llega con síntomas de gripe. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

En el Centro de Salud de Guamaní se evalúa a la gente que llega con síntomas de gripe. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Cristina Marquez  
Diego Bravo

Un cargamento con 300 000 vacunas contra el virus de la gripe AH1N1 llegará mañana al país. Las dosis se distribuirán a escala nacional, pero se priorizará la entrega en la Sierra centro y en Pichincha, en donde hay mayor cantidad de casos y muertes por esta enfermedad durante el 2016 (ver cuadro adjunto de cifras).

Catalina Yépez, subsecretaria nacional de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud, señaló que en la entrega de las dosis también se priorizará a las zonas afectadas por el terremoto, que afectó más a Manabí y el sur de Esmeraldas.

Las vacunas contra la gripe AH1N1 fueron adquiridas con el Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud, una entidad de cooperación con la que se compran las vacunas, jeringas y suministros afines.

El 9 de mayo pasado, el Ministerio de Salud dijo que la fase de vacunación se hizo de forma estacional a finales del año como lo establecen los parámetros de la Organización Mundial de la Salud.

En la Cartera de Estado se indicó que “es todo un proceso científico para la vacunación y existen esquemas que se deben cumplir”. Por eso para esa fecha se descartó que se fuera a dar una vacunación adicional.

Sin embargo, en Salud ya hay preocupación por el brote epidemiológico. Y, con la llegada de las 300 000 vacunas se busca proteger a las personas más vulnerables a la enfermedad: niños menores de cinco años, embarazadas, gente de la tercera edad y pacientes que tienen comorbilidades (diabetes, asma, cardiopatía crónica, obesidad, etc.).

En el informe sobre la influenza, de la última semana de abril, se identificó que había más casos en personas de 20 a 49 años. Eso se modificó en el último boletín, donde la población más afectada tiene entre 41 y 64 años.

Salud explicó que los pacientes jóvenes que adquieren el virus y no tienen problemas pueden recuperarse pronto con las dosis de oseltamivir (medicamento para tratar la gripe AH1N1). Pero les cuesta hacerlo a quienes tienen comorbilidades o son de la tercera edad. Por eso se los prioriza en las vacunaciones.

Con base en datos de la Organización Mundial de la Salud, Yépez explica que una persona enferma con el virus AH1N1 puede contagiar a 18 de su entorno en dos horas si se estornuda de forma inadecuada. Luego se reproduce una cadena y se extiende el mal.
Es por eso que el perfil del paciente con la enfermedad es de personas que trabajan en oficinas, sitios cerrados o gente que estuvo en reuniones familiares o de amigos. A esto se suma que el frío y los cambios repentinos de temperatura han contribuido a que el virus circule con mayor presencia en la Sierra centro y Pichincha.

Mientras en el Ministerio de Salud se ultimaban detalles para la llegada de las dosis, más casos de muertes se reportaron. Las dos personas que fallecieron la semana pasada en Latacunga, con síntomas de lo que parecía una gripe común, fueron las últimas en sumarse a la lista de víctimas mortales del virus AH1N1. En la Sierra centro hay 12 fallecidos.

Chimborazo aún es la provincia con mayor cantidad de fallecidos y pacientes infectados con el virus, también conocido como gripe porcina. Allí son siete fallecidos y 36 personas contagiadas.
Según Cristian Silva, coordinador de la Unidad de Vigilancia para la Salud de la Zona 3, la mayoría de fallecidos son de la tercera edad, pero también hay en la lista una recién nacida de 11 meses y un joven de 26 años que ingirió medicamentos antigripales sin receta médica.

En esa provincia la cifra de infectados con el virus va en aumento a pesar de la instalación de salas de triaje y de la difusión de una campaña que promueve las prácticas higiénicas para evitar más contagios. El Ministerio de Salud incluso prevé que el 40% de la población se enfermará durante este invierno.

“El virus tiene una baja morbilidad. Los cuadros clínicos se complican cuando padecen enfermedades crónicas, no se atienden a tiempo o se automedican”, recuerda Silva.

Ante la presencia de la enfermedad, Salud sostiene que el 2016 es atípico en cuanto a la circulación del virus. En el 2014 y 2015 hubo pocos casos.

Info influenza
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)