17 de enero de 2015 17:22

160 árboles sembrados en El Panecillo, en minga

Como parte de una minga realizada en el sector de El Panecillo se sembraron 160 árboles y 500 lechugas para recuperar un sendero ecológico. Foto: Jenny Navarro/ EL COMERCIO

Como parte de una minga realizada en el sector de El Panecillo se sembraron 160 árboles y 500 lechugas para recuperar un sendero ecológico. Foto: Jenny Navarro/ EL COMERCI

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Evelyn Jácome. Redactora

Fueron más de cuatro horas de intenso trabajo. Bajo un fuerte sol, cerca de 120 personas participaron la mañana de hoy 17 de enero en una minga en el sector de El Panecillo, en el Centro de Quito. El objetivo fue adecentar y recuperar el sendero ecológico que va desde El Panecillo hasta el Río Machángara, en el sur de la ciudad.

Se sembraron más de 160 árboles y unas 500 lechugas. Con guantes, botas y gorras, cada uno de los asistentes se encargó de limpiar la zona, cavar un hueco a dos metros del sendero y sembrar una planta.

En la minga participaron vecinos de los barrios cercanos, como el 5 de Junio, el Carmen Alto y además jóvenes voluntarios del Proyecto Servicio Civil Ciudadano ejecutado por el Ministerio de Relaciones Laborales.

Lilia Ruiz, facilitadora de Acción Turismo, quien trabaja en el proyecto, comentó que un grupo de unos 25 chicos apoyaron la iniciativa de recuperar el espacio público con el afán de mejorar la convivencia y colaborar con el ambiente.

El proyecto de la recuperación de este espacio se denomina Yaric-sillo. “Yaric, porque esta zona antes era conocida como Yavirac. Y cillo, por como se la conoce hoy (Panecillo)”, explica Ruiz.

Manuel Jacho, presidente del barrio 5 de Junio contó que el sendero se abrió hace unos 12 años, pero con el tiempo, fue quedando rezagado hasta convertirse en un lugar descuidado, donde los delincuentes se ocultaban. Era frecuente observar personas consumiendo licor o fumando, asegura el líder barrial.

Por esa razón la gente decidió organizarse y recuperar ese espacio para la comunidad. Es un lugar donde se puede pasear y caminar rodeado por naturaleza. La minga fue producto de un convenio entre la Policía, el Municipio y el barrio. Jacho espera que el lugar sea más visitado por gente de la zona, pero sobre todo por turistas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)